Cariño familiar, es lo que más requieren los ancianos

En este lugar tienen todo lo necesario, el cariño de su familia es de lo que más adolecen; las viejitas del Asilo “San José”, han llegado ahí canalizadas en su mayoría por el DIF, algunas no tienen a nadie más, pero quienes cuentan con familiares son poco frecuentadas.

El Heraldo de Aguascalientes, gracias a la colaboración de lectores y suscriptores, llevó a este centro de descanso las despensas que a través de este medio se recolectaron; así, tuvimos la oportunidad de platicar con las ancianitas que viven en el lugar.

Lourdes Mata González es una de las que más tiempo tiene en el asilo, con 65 años de edad procura el bienestar de sus compañeras; aunque entre todas se ayudan, ella siempre ve por aquellas cuyas condiciones no les permiten ser autosuficientes. Aunque no tiene familiares, sus amigos la llegan a visitar, y tienen la facilidad de salir de paseo.

Detalló que la señora Toñita de Anda y su familia han dispuesto este asilo, en el que les ofrecen todo lo necesario para vivir, por lo cual agradecen las atenciones, ya que les proveen de los servicios básicos, así como la alimentación; una vez al mes reciben una despensa del DIF.

“Nosotros nos procuramos la atención médica; ahorita todas tenemos Seguro Popular y entre todas nos echamos la mano para acudir al doctor y llevar los tratamientos que cada quien requiere. Nosotros nos ocupamos de mantener la casa limpia, cada quien atiende su habitación y se lava su ropa; nos organizamos en la cocina para preparar la comida una semana unas, y después otras”, señaló.

Para la señora Antonia Flores Castañeda, quien tiene cerca de seis meses en el asilo, ha sido difícil adaptarse, pues si bien reconoce que no les hace falta nada en el lugar, ella quisiera salir con su hija, quien poco la frecuenta; además quisiera poder darse algún gusto, lo cual no es tan fácil en el asilo.

“Me falta la libertad, porque yo ya no veo bien, tengo cataratas y no puedo salir, dicen que me van a operar, pero que hasta el año que entra porque no hay presupuesto. Yo quisiera a veces tener un antojito, aunque nos dan bien de comer es algo que de vez en cuando hace falta”, destacó.

En su caso, la señora Margarita Cardona Álvarez apenas tiene cuatro meses en el asilo, sin embargo, ha sido para ella un tiempo muy afortunado, pues ha hallado un hogar con sus compañeras; ella tiene su mamá y espera en este día poder visitarla; sin embargo, lamenta que su hijo en todo este tiempo no hay ido a visitarla un solo día.

“Me siento muy a gusto, muy feliz y muy tranquila porque aquí vivimos en familia todas, nos buscamos unas a las otras; aquí nos mantiene la señora Toñita, no pagamos nada, lo único es el jabón para bañarnos y lavar nuestra ropa, las vivitas que tenemos nos ayudan”, indicó.

Actualmente en este asilo ubicado en la calle Nieto (atrás de Expoplaza), viven nueve ancianitas, las cuales piden apoyo para contar con un par de andaderas y sillas de ruedas, ya que hay a quienes se les complica trasladarse.