LEÓN, Gto.- Con caras largas, pocas sonrisas, pero con fe en levantar y buscar revertir el resultado, el León entrenó esta mañana.
La escuadra Esmeralda practicó a las 10:30 horas en el Estadio Nou Camp, y era notorio que el ánimo no era el mejor tras la derrota de anoche ante Tigres.
El equipo dio acceso a medios sólo 20 minutos, en donde se pudo ver que los jugadores titulares hicieron trabajo regenerativo y los que no jugaron estaban en el campo.
Javier Torrente, técnico del León, platicó en la cancha con Mauro Boselli, Diego Novaretti y Guillermo Burdisso.