José de Jesús López de Lara

Unas mujeres que participaron en un secuestro y posterior asesinato de la víctima, registrado en el año 2014, en San Luis Potosí, fueron capturadas por agentes de la FGE, tras ser ubicadas en un domicilio del fraccionamiento Valle de Aguascalientes, en el municipio de San Francisco de los Romo.
Las fugitivas fueron identificadas como Yadira, de 26 años y Glendy Jazmín, de 23 años.
Su captura se llevó a cabo durante un operativo llevado a cabo por policías ministeriales de Aguascalientes y San Luis Potosí.
Las dos mujeres, que son hermanas, participaron en el secuestro y posterior crimen de una persona ocurrido en el año 2014, en el municipio de Villa de Ramos, San Luis Potosí.
Mediante trabajos de inteligencia, los agentes de la PGJE de San Luis Potosí las ubicaron en el fraccionamiento Valle de Aguascalientes, en el municipio de San Francisco de los Romo.
Por tal motivo, se pidió apoyo a las autoridades locales.
Fue así que el viernes por la madrugada, agentes del Grupo Exterior “Pabellón de Arteaga” y del Grupo Anti-Secuestros de la FGE, en apoyo a los policías ministeriales de San Luis Potosí, se dirigieron al municipio de San Francisco de los Romo, donde tras implementar un operativo de vigilancia, finalmente se logró detectar y arrestar a Yadira y a su hermana Glendy Jazmín, cuando salían de su domicilio para dirigirse a su trabajo.
A las dos mujeres les fue cumplimentada una orden de reaprehensión por el delito de secuestro agravado.
Las detenidas fueron trasladadas al edificio de la Unidad Especializada en el Combate al Secuestro, donde se hizo entrega a los agentes ministeriales de San Luis Potosí, para su traslado hacia aquel estado.
Se estableció que en el año 2014, Yadira y Glendy Jazmín, así como sus respectivos esposos, quienes actualmente se encuentran recluidos en el Cereso de San Luis Potosí, participaron en el secuestro de un comerciante del municipio de Villa de Ramos, identificado como Alfonso.
Sin embargo, posteriormente, la víctima de dicho secuestro fue localizada asesinada.
Las hermanas confesaron que el día del secuestro, ingresaron a la negociación de la víctima, haciéndose pasar por clientes.
Posteriormente, comenzaron a sacarle plática a la víctima, a quien hicieron creer que tenían cierto interés sentimental. Incluso, le propusieron sostener relaciones sexuales, por lo que le pidieron que cerrara la cortina del negocio.
Sin embargo, cuando estaba realizando dicha acción, ingresaron los esposos de las dos mujeres y amagaron al comerciante con pistolas. A continuación, lo sacaron por la fuerza y lo llevaron a una “casa de seguridad”, donde lo mantuvieron secuestrado por varios días.
Durante ese lapso, entablaron contacto con los familiares de Alfonso, a quien exigieron una fuerte suma de dinero a cambio de su libertad.
Pero a pesar de que los familiares hicieron el pago del rescate, los hampones asesinaron al comerciante de un balazo en la cabeza.
Luego de que agentes de la PGJE de San Luis Potosí realizaron las investigaciones correspondientes, se logró la captura de los cuatro involucrados en el secuestro y asesinato del comerciante Alfonso, entre ellas a Yadira y a Glendy Jazmín.
Sin embargo, el Juez Mixto de Primera Instancia de Villa de Ramos, San Luis Potosí, reclasificó el delito en contra de las dos mujeres, lo que permitió que ambas salieran en libertad.
La PGJE presentó un recurso de apelación y tras presentar nuevas pruebas donde se establecía que las dos mujeres habían participado en el secuestro del comerciante, se giró una orden de reaprehensión en contra de las dos hermanas, pero ya no pudieron ser ubicadas debido a que habían cambiado su residencia a Aguascalientes, donde finalmente fueron detenidas.