Capturan al homicida de un distribuidor de droga

Lo asesinó de un balazo en la cabeza hace 10 meses

José de Jesús López de Lara

Tras permanecer prófugo durante 10 meses, finalmente fue capturado un adolescente que en septiembre del 2015 asesinó de un balazo en la cabeza a un distribuidor de drogas apodado “El Moco”.
Quien ya se encuentra recluido en el Centro para el Desarrollo del Adolecente es Carlos Eduardo “N” “N”, alias “El Negro”, de 17 años.
El sospechoso fue capturado por agentes del Grupo Homicidios de la PME, en cumplimiento a una orden de aprehensión que le fue girada en su contra por el delito de homicidio doloso calificado con ventaja.
En fecha 15 de septiembre del 2015, Carlos Eduardo “N” “N”, alias “El Negro”, asesinó de un balazo en la cabeza a Juan Abraham “N” “N”, alias “El Moco”, de 31 años.
Los sangrientos hechos se registraron en la Privada Santa Elena, en el Barrio de El Llanito.
Vecinos encontraron a Juan Abraham “N” “N” tirado en la banqueta y cuando llegó una ambulancia del ISSEA y los paramédicos revisaron a la víctima, descubrieron que tenía una herida de bala en la cabeza y que a consecuencia de dicha lesión ya había muerto.
Cuando agentes del Grupo Homicidios de la PME iniciaron las investigaciones, descubrieron huellas de sangre -goteo hemático-, que provenían de la planta alta de una casa ubicada en la misma Privada Santa Elena, a pocos metros del lugar donde quedó tirado el cadáver de Juan Abraham “N” “N”.
Las investigaciones revelaron que la víctima había ingresado a la casa de Carlos Eduardo “N” “N”, alias “El Negro” y lo había amagado con una pistola tipo escuadra.
Sin embargo, Juan Abraham “N” “N” no se percató que su adversario también estaba armado con una pistola tipo revólver calibre .32 mm., la cual tenía escondida en el piso, con la cual lo sorprendió y le disparó a la cabeza, hiriéndolo mortalmente.
Algunos familiares de Carlos Eduardo “N” “N” sacaron el cadáver de Juan Abraham “N” “N” y lo depositaron en la banqueta, a fin de desviar las investigaciones y aparentar que el crimen había ocurrido en plena calle.
Los agentes de la FGE continuaron con las investigaciones a fin de dar con el paradero del sospechoso, descubriéndose que sus familiares lo habían escondido en una casa ubicada en el fraccionamiento Lomas del Mirador, donde permaneció durante tres días.
Posteriormente, se dirigió al municipio de Villa de Arriaga, San Luis Potosí, donde permaneció los siguientes meses.
Sin embargo, en días pasados, los policías de Homicidios fueron informados que dicho sujeto había sido visto nuevamente en calles del Barrio de El Llanito, por lo que implementaron un operativo de vigilancia en la zona y finalmente el pasado jueves por la tarde lograron capturarlo.