Heriberto Alcalá Guerrero

Fue capturado presunto secuestrador. Era el que faltaba. Con él suman tres los detenidos y, según informe policial, la otrora presunta banda ya está completa y en prisión. El tercer indiciado fue arrestado en San Luis Potosí.
En el 2015, los presuntos responsables privaron de la libertad a un vendedor de autopartes. Exigieron dinero y autos a cambio de liberarlo pero cuando se dieron cita para cobrar el rescate, la Policía Ministerial del Estado logró detener a dos de los hampones y rescató al ofendido. El tercero de los acusados pudo escapar y durante un par de meses se ocultó en la vecina entidad, hasta que fue detenido por agentes ministeriales potosinos.
La dependencia dio a conocer que mediante las investigaciones se logró ubicar el paradero del prófugo, acusado del delito de privación ilegal de la libertad en la modalidad de secuestro y en agravio de un comerciante local. Luego, en base a los convenios de colaboración entre Fiscalías y Procuradurías, se solicitó el apoyo a los elementos ministeriales de San Luis Potosí, a fin de que cumplimentaran la orden de aprehensión emitida por un juez penal.
El sujeto fue interceptado en avenida Israel, fraccionamiento Residencial Cumbres en la ciudad de San Luis Potosí. Ha sido identificado como Moisés Israel “N”, “N”, de 36 años de edad. Tras detenerlo, los agentes se comunicaron a Aguascalientes para dar parte del operativo. Finalmente lo trajeron a esta capital y quedó a cargo del AMP.
Moisés Israel fue revisado por los médicos legistas, para constatar su estado de salud. Posteriormente lo trasladaron al Cereso Aguascalientes donde fue internado y puesto a disposición del juzgado penal, instancia que determinará la situación legal en las próximas horas.
En cuanto al secuestro, según informe, ocurrió el 22 de abril del año 2015. En esa fecha, el ofendido circulaba a bordo de su camioneta marca Jeep, tipo Cherokee, en color azul por la calle Aquiles Elourduy esquina con la avenida Aguascalientes, colonia San Marcos.
De súbito fue obligado a detener la marcha. Los tripulantes de un vehículo de la marca Volkswagen, tipo Jetta, color negro, le cerraron el paso. Bajaron dos sujetos amagándolo con armas de fuego, tipo escuadra. Le ordenaron que no opusiera resistencia o lo matarían; luego le indicaron que subiera al Jetta y se recostara en el piso.
Reanudaron la marcha circulando por avenida Adolfo Ruiz Cortines y después dieron vuelta hacia la izquierda, para incorporarse a la carretera que conduce a Villa Hidalgo, Jalisco. Transcurrieron varios minutos y entonces ingresaron a camino de terracería hasta llegar a una vivienda. Era la casa de seguridad.
Uno de los hoy detenidos, le dijo que si quería regresar a su casa con vida que se comunicara con sus familiares y les dijera que entregaran cantidad importante de dinero y los papeles de varios vehículos de su propiedad. Era lo que pedían de rescate. Además, que más tarde volverían a comunicarse  para precisar hora y lugar del intercambio. Si la familia les pagaba el rescate, ellos regresarían al comerciante sano y salvo.
Los familiares optaron por pedir ayuda a la Policía Ministerial. Para el momento en que se recibió la segunda llamada, mediante la cual acordarían la cita del intercambio, los agentes ministeriales ya habían tomado cartas en el asunto.
Al tener conocimiento del lugar de la reunión, montaron discreto operativo el cual dio como resultado la detención de dos de los probables responsables.
En su oportunidad, el comerciante afectado comentó que en la segunda llamada pidió a su familia que llevaran dinero y papeles a la gasolinera que está frente a Ciudad Industrial, sobre la carretera 45 sur. Ahí se quedaron dos de los captores, junto con el afectado y en espera del pago. Sin embargo, los que arribaron fueron los agentes de la Policía Ministerial.
Esposaron a los dos hampones y rescataron a la víctima. De inmediato enfilaron hacia el edificio de la Unidad Antisecuestros.
Al rendir declaraciones, el primero de los detenidos se identificó como Jorge Alberto “N”, “N”, el cual se hizo pasar como policía. Agregó que su cómplice prófugo, también era policía. El segundo arrestado manifestó llamarse Luis Enrique “N”, “N”.
Ambos fueron consignados al Cereso para varones por el delito de privación ilegal de la libertad en la modalidad de secuestro, por lo que se les dictó el auto de formal prisión dando con ello el inicio el proceso penal.
Por su parte, al dar seguimiento a investigaciones el AMP descubrió que existía otro cómplice de nombre Moisés Israel “N”, “N”. Solicitó la orden de aprehensión por el mismo delito y el faltante fue ubicado y detenido en la ciudad de San Luis Potosí.