Unos hermanos que permanecieron fugitivos durante tres años, tras cometer un crimen en el municipio de Tonalá, Jalisco, finalmente fueron localizados y detenidos por agentes de la FGE en la ciudad de Aguascalientes.
Los sospechosos que ya fueron entregados a agentes de la Policía Investigadora de Jalisco, fueron identificados como Gustavo, de 24 años y Saúl, de 21 años.
Ambos hermanos estaban prófugos de la justicia, después de que en el mes de julio del 2013 asesinaron a un joven en la calle Río Nilo, de la colonia Sur, en el municipio de Tonalá, Jalisco.
En la fecha del crimen, los hermanos Gustavo y Saúl se encontraron con su víctima de nombre Joel, con quien ya tenían problemas anteriores.
Aunque todo inició como un pleito, al verse superado numéricamente, Joel decidió retirarse corriendo para evitar ser agredido. Sin embargo, Gustavo sacó de entre sus ropas una pistola y le disparó en tres ocasiones, por lo que logró herirlo de muerte.
Cuando Joel ya estaba tirado en el suelo inconsciente, Saúl lo remató al golpearlo en la cabeza con una piedra.
Posteriormente, los dos hermanos escaparon con rumbo desconocido y aunque fueron identificados por agentes del área de investigación de Homicidios Dolosos de la FGE de Jalisco, no se logró su captura.
Desde esa fecha se les consideró prófugos.
Fue hasta en fechas recientes, cuando finalmente los agentes de la FGE de Jalisco lograron ubicarlos en Aguascalientes, por lo que se solicitó apoyo para localizarlos y detenerlos.
Agentes del Grupo Homicidios de la PME fueron comisionados para realizar las investigaciones correspondientes y establecieron que tanto Saúl como Gustavo estaban viviendo en una casa de la colonia Palomino Dena.
Los policías ministeriales trataron de localizarlos pero con resultados negativos. Sin embargo, vecinos de la zona señalaron que ambos hermanos trabajaban en una empresa ubicada en el fraccionamiento Santa Anita.
Fue así como el miércoles se implementó un operativo y tanto Gustavo como Saúl fueron detenidos por los policías ministeriales en su lugar de trabajo, en cumplimiento a una orden de aprehensión que fue girada por el Juzgado Segundo Penal de Jalisco, por el delito de homicidio doloso calificado.
Los dos hermanos fueron trasladados al edificio de la Dirección Central de Investigaciones, donde más tarde fueron entregados a agentes de la Policía Investigadora de Jalisco.
Cabe destacar, que semanas después de cometido el crimen, Gustavo se trasladó a la ciudad de Aguascalientes y tres meses más tarde, hizo lo propio su hermano Saúl, quienes permanecieron fugitivos tres años hasta que finalmente fueron arrestados.