Heriberto Alcalá Guerrero

Agentes ministeriales arrestaron a un individuo que portaba cannabis, “cristal” y equipo táctico. El presunto distribuidor fue puesto a disposición de la Delegación Estatal de la Procuraduría General de la República.
El ahora indiciado subestimó el hecho de circular en auto sin placas y para colmo, rebasó una patrulla ministerial. Es decir, literalmente pasó frente a los policías. Le marcaron el alto para revisión y en la cajuela encontraron la droga y el equipo. El presunto responsable, identificado como Ramón, fue detenido.
Se dio a conocer que los agentes sí efectuaban trabajos de investigación sobre el tráfico de drogas, en la zona sur de la ciudad, aunque no iban directamente en pos del inculpado.
La patrulla circulaba sobre la 45 sur y a la altura de una empresa automotriz fueron rebasados por un auto de la marca Volkswagen, tipo Vento, de color rojo y sin placas de circulación, les pareció sospechoso y le marcaron el alto.
Mostró documentos del vehículo y se descartaron irregularidades. Todo parecía en regla, pero el nerviosismo del conductor no encajaba. Ya para que pudiera retirarse le solicitaron que abriese la cajuela, una simple revisión y le permitirían reanudar el trayecto.
Antes de abrir, el mismo detenido manifestó que no quería tener problemas con la justicia; que en la cajuela transportaba droga. Una vez abierta quedaron a la vista dos bolsas de plástico en color negro; una contenía cannabis y la otra, clorhidrato de metanfetamina (mejor conocida como “cristal”). También aseguraron báscula gramera, cinco chalecos y una fornitura de las conocidas como tácticas en color negro, y 10 gorras con estampado alusivo a un grupo delictivo.
El conductor abordó la patrulla y fue trasladado ante la autoridad que corresponde. Las sustancias decomisadas fueron enviadas al laboratorio de Química Forense, donde se confirmó que el vegetal es marihuana dando un peso de medio kilo y la sustancia cristalina resultó ser un cuarto de kilo de “cristal”.
Según informe de la dependencia, el acusado declaró que se dedicaba a la venta y comercialización de drogas en la zona sur de la ciudad. Referente a los chalecos tácticos y las gorras, ya investigan posible uso en algún acto ilícito.
Cubiertos los trámites ante el AMP, Ramón fue trasladado a la Delegación Estatal de la Procuraduría General de la República, toda vez que la droga decomisada rebasa la cantidad que la Ley marca como narcomenudeo. Quedó a disposición de la autoridad federal por delitos contra la salud en la modalidad de narcomenudeo en la hipótesis de posesión de marihuana y clorhidrato de metanfetamina con fines de comercio en la variante de venta.