Encabezada por los matlachines, la peregrinación en el quinto día del quincenario en honor a la Virgen de la Asunción, se vio envuelta en un interminable ambiente de fe, alegría y amor a la Madre de Dios.
Visitantes del vecino estado de Zacatecas, principalmente de las parroquias de Loreto, Villa García, Tierra Blanca y Los Campos; así como de las comunidades de Asientos, Villa Juárez y Jaltomate, Aguascalientes y sus capellanías correspondientes, caminaron hacia el altar de la Santísima Virgen, ondeando banderas en los colores marianos, blanco y azul.
Los feligreses tuvieron en la entrada del recinto una cordial bienvenida a la casa de Dios, por parte del obispo de la Diócesis de Aguascalientes, Don José María de la Torre Martín y del canónigo invitado, Fidel González Fernández, postulador de la Causa de Canonización de los santos.
Cabe resaltar que siendo él elegido como orador principal, abordó en su homilía a propósito del año Jubilar de la Misericordia, la intención de canonizar el próximo 16 de octubre al beato José Luis Sánchez del Río, mártir mexicano de 14 años, que fue sometido durante la guerra cristera a una tortura para desistir de su creencia religiosa, acción que por el contrario, reafirmó con un “Viva Cristo Rey, Viva la Virgen de Guadalupe”.
Su vida dedicada a alabar a Dios y profesar su amor hacia María su madre, lo ha convertido en un ejemplo para los jóvenes en pro de fortalecer sus creencias y tras un milagro suscitado en esta ciudad, autentificado, fue que el Papa Francisco ha dado la orden para su santificación.
Con este mensaje y con la invitación que reprodujo del Papa Francisco, “déjense contemplar constantemente por María, que es el espejo de la Misericordia de Dios, para que por medio de ella, podamos encontrar el abrazo de su hijo”.
Mientras la santa misa continuaba su curso, a las afueras del recinto ya hacían su arribo las peregrinaciones de las parroquias locales de Santa María Reina, Cristo Redentor, San José de los Pocitos y sus capellanías, para ser recibidos y ser partícipes también de la solemne misa, para solicitar el favor de la Santa patrona de Aguascalientes.