La Fiscalía General del Estado descartó que el hombre que fue herido de un balazo en una pierna, la noche del sábado pasado en la comunidad de Las Ánimas, perteneciente al municipio de Pabellón de Arteaga, esté relacionado con la delincuencia organizada.
Luego de las investigaciones realizadas por agentes del Grupo Exterior “Pabellón de Arteaga” de la PME, se estableció que todo se trató de un pleito entre familiares.
Como se informó en la edición anterior, el pasado sábado a las 21:00 horas, se reportó que en las ladrilleras ubicadas en el poblado de Las Ánimas, en Pabellón de Arteaga, se encontraba una persona del sexo masculino que había resultado herida por arma de fuego.
Cuando llegaron policías preventivos de Rincón de Romos y policías estatales, ya no encontraron a la víctima, pues lo habían trasladado en la ambulancia ECO-337 del ISSEA a recibir atención médica al Hospital Hidalgo.
Inicialmente, se presumió que se había tratado de un intento de ejecución y que el agresor había escapado hacia el municipio de San Francisco de los Romo, por la carretera federal No. 71.
Sin embargo, tras las investigaciones realizadas por agentes de la FGE, se estableció que el agresor es un sobrino de la víctima, apodado “La Burra”.
El lesionado es el ladrillero Juan “N” “N”, de 53 años, quien se encontraba ingiriendo bebidas alcohólicas frente a su casa.
En determinado momento llegó su sobrino “La Burra”, quien también se encontraba ebrio y comenzaron a discutir, debido a que Juan “N” “N” le reclamó que en días pasados se hubiera metido a robarle a su domicilio.
Tras la acalorada discusión, “La Burra” sacó de entre sus ropas una pistola calibre .22 y le disparó en una ocasión, lográndolo herir en la pierna derecha.
El agresor se dio de inmediato a la fuga, mientras que Juan “N” “N” se fue a su domicilio y se acostó en la cama de su habitación.
Sus familiares se percataron de los hechos hasta que lo vieron que su pantalón lo tenía lleno de sangre y al momento de revisarlo le detectaron el orificio de bala, por lo que llamaron a los servicios de emergencia.
Debido a que los paramédicos no podían detener la hemorragia y ante el riesgo de que la bala hubiera dañado alguna arteria, de inmediato se le trasladó al Hospital Hidalgo donde se encuentra internado.