Campaña negra, ¿práctica necesaria?

Itzel Vargas Rodríguez

Quién no recuerda la famosa frase utilizada en las campañas presidenciales del 2006: “Es un peligro para México”, una frase que es la muestra y ejemplo fehaciente de lo que pretende hacer una campaña negra.
En ese entonces, Andrés Manuel López Obrador llevaba una preferencia considerable en la candidatura a la Presidencia de la República, teniendo una contienda muy reñida con Felipe Calderón. El PAN había decepcionado a muchos en la ocurrida alternancia del poder del PRI al PAN del año 2000, en la que Vicente Fox había prometido un cambio real en el país, el cual, al parecer, nunca llegó para muchos mexicanos y sectores de la sociedad.
Y entonces la idea de que la izquierda llegara al poder en el país, encrudeció las cosas, y se volvió necesaria una estrategia que lograra intimidar a las personas sobre los peligros de tener a alguien completamente nuevo y con otras ideas. Literalmente la campaña en la que se hablaba de Andrés Manuel López Obrador como “Un peligro para México” reivindicaba aquel dicho popular que dice: “Más vale malo por conocido que bueno por conocer”, y el PAN logró insertar este mensaje en cúpulas empresariales que buscaban cuidar sus capitales, incluso entre quienes decían que la llegada de Obrador iba a ser una afrenta contra su patrimonio, lo que reafirmó entre varios grupos sociales la idea de que efectivamente López Obrador era un ser sumamente peligroso para el país.
Como este ejemplo, hay muchos. Las campañas negras, como su nombre lo indica, son elementos discursivos provenientes de una estrategia premeditada que busca destacar los valores negativos de un contrincante para ganar adhesión a otros proyectos políticos en los tiempos electorales.
A pesar de ser una estrategia muy recurrida, no es tan recomendable. Es como un arma de doble filo pero de muy bonita apariencia. Si se usa, puede que el encanto de la idea de lograr esparcir y destacar elementos negativos del contrincante parezca extremadamente tentativa, como para valorar si en realidad es necesaria o no. Pero al mismo tiempo, usar este elemento de poder puede retribuir en puntos negativos al victimizar al contrincante. Es decir, muchas personas encuentran en la persona atacada o ridiculizada, a un personaje que es víctima de toda una estrategia y eso mismo genera afinidad, lo que puede desembocar en un resultado opuesto.
¿Es una práctica poco ética? Para muchas personas podría considerársele así. Pero tomemos en cuenta que una campaña electoral es una guerra, y aunque suene a frase desvirtuada, literalmente “en la guerra como en el amor todo se vale”. Y una parte de las campañas pueden o no, incluir este aspecto.
La parte importante radica precisamente en valorar si una campaña negra es necesaria o no, y en qué momento de la campaña, además. En el caso local, es curioso analizar cómo literalmente llegó el mes de mayo, y cual si hubiera sido un cronograma, en este mes se destaparon todas las campañas negras habidas y por haber.
Sin embargo, cuando se abusa de las campañas negras, suele suceder un fenómeno que localmente ya estamos viendo: estos elementos logran hartar de una manera considerable a las personas y, al mismo tiempo, logran reiterar la afinidad sólo entre los llamados miembros del “círculo rojo”, es decir, quienes son afines a los candidatos. No logrando, pues, mediante estas estrategias, permear entre personas que aún no deciden su voto.
Una campaña negra puede lograr hacer ganar una elección, pero así como puede lograr esto, también puede hacer perderla y son más los elementos que pueden hacer que lo segundo suceda. Por ello, emplear esta estrategia requiere no sólo de elementos verdaderos que sean negativos para el contrincante, sino también de un arduo análisis de los posibles impactos que pudiera generar.
Un aspecto sumamente criticable de las campañas negras de estas elecciones es que comenzaron muy temprano, y en temporalidad, un mes de estos ataques reivindican la indiferencia, coraje y descrédito de la ciudadanía hacia la política.
Aún quedan alrededor de quince días, ya veremos qué más nuevas noticias siguen saliendo.
_____________________________________________________
itzelvargasrdz@gmail.com / @itzelvargasrdz