Un adolescente murió de manera trágica, al ser atropellado por un camión urbano en el fraccionamiento Casa Sólida.
La víctima trató de cruzar corriendo y sin precaución la avenida Mahatma Gandhi.
Todavía con vida fue trasladado a recibir atención médica al Hospital Hidalgo, donde finalmente murió horas más tarde a consecuencia de las mortales lesiones que sufrió.
Quien sufrió una trágica muerte, fue el estudiante David Karin, de 14 años, quien tenía su domicilio en el fraccionamiento Casa Sólida.
El fatal atropello se registró el martes aproximadamente a las 15:30 horas, en la avenida Mahatma Gandhi, a la altura de la Central de Abastos.
El escolar fue impactado por un camión urbano de la Ruta 10, con número económico 44, que era conducido por el chofer de nombre Rubén, de 25 años, quien tiene su domicilio en el fraccionamiento Natura.
Al lugar del accidente llegaron policías viales quienes procedieron a detener al chofer, a fin de ponerlo a disposición del agente del Ministerio Público de Hospitales.
Así mismo, llegó una ambulancia de Cruz Roja, a bordo de la cual el lesionado David Karin fue trasladado a recibir atención médica al Hospital Hidalgo, donde finalmente murió aproximadamente a las 18:30 horas.
El cadáver del escolar fue trasladado al Semefo por personal de la Dirección de Investigación Pericial.
Mientras tanto, agentes del Grupo Homicidios de la PME realizaron las investigaciones correspondientes, estableciéndose que al momento de los hechos, el camión urbano circulaba por la avenida Mahatma Gandhi en dirección de norte a sur y por el carril central.
Al llegar a la altura del fraccionamiento Casa Sólida, el chofer se cambió al carril izquierdo para disponerse a dar vuelta hacia el oriente para ingresar a la Central de Abastos.
Sin embargo, en esos momentos, el escolar David Karin cruzó corriendo la avenida Mahatma Gandhi en dirección de oriente a poniente.
Logró atravesar sin ningún problema los carriles de sur a norte y llegó hasta el camellón central, pero al continuar su trayectoria, fue impactado por el camión urbano, cuyo chofer no pudo evitar el atropello debido a lo repentino de los hechos.
Incluso, un testigo narró que al observar al escolar que cruzaba corriendo sin precaución, le gritó que se detuviera en el camellón central, pero hizo caso omiso y en ese momento ocurrió el accidente.