Las elecciones del año próximo le exigen al Partido Revolucionario Institucional (PRI) hacer una evaluación general para programar, impulsar y aplicar las acciones que sean necesarias con miras a 2016. Como partido en el gobierno debe hacer lo necesario para revalidar su posición, lo que será posible en la medida que dé un golpe de timón en todos los ámbitos.

El resultado que obtuvo en los comicios del 7 de junio pasado es una seria llamada de atención para que modifique su labor o habrá sido un sueño la reconquista del poder, lo que tiene que hacer desde el nivel de comité estatal y de los comités municipales, hasta los tres sectores y las organizaciones. A cada quien le cabe una responsabilidad de lo sucedido, por lo que el único camino a seguir es hacer un análisis concienzudo para determinar en qué fallaron.

Aunque resulte incómodo mencionarlo, el presidente estatal Francisco Guel Saldívar debe olvidarse de la actitud contestataria en que lo han encajonado sus adversarios y asumir el papel de líder, de responder sólo cuando sea indispensable. Como político tiene que elevar el tono y la energía de la política y no llevarla al borde del cenagal, dejar en todo caso que otros lo hagan para llegado el día, los ciudadanos sepan diferenciar entre unos y otros.

El PRI se ha preciado de ser un organismo con una estructura completa, lo que en el papel es una gran verdad, puesto que sus sectores y organizaciones tienen cabida en todos los núcleos sociales; sin embargo, en la práctica se observa un divorcio con las bases que se muestra a la hora de votar. En el medio rural, la CNC o Liga de Comunidades Agrarias tenía una enorme presencia y que dejó ir al no tener competencia, principalmente entre los jóvenes, por lo cual de manera silenciosa sus huestes empezaron a alejarse y desde principios de este siglo los triunfos fueron menos en los municipios. Vivir del pasado ha sido su mayor error, por eso pocos prestan atención a las invitaciones que reciben y que por regla general las hacen en época de elecciones.

Algo similar ocurre con la CNOP o Federación de Organizaciones Populares, que ha dejado de trabajar asociaciones de todo índole para concentrarse en dos mil taxistas, que representan la cuarta parte de este gremio, con la creencia de que si en una foto aparece ese número de vehículos, cuyos operadores o propietarios respaldan el quehacer del tricolor, ya hizo la tarea, además se ha olvidado de que en los 10 municipios fuera de la capital hay una población creciente del medio urbano, principalmente en Jesús María, Calvillo, San Francisco de los Romo, Pabellón de Arteaga y Rincón de Romos, cuyos habitantes no se “enganchan” con que el partido promoverá créditos para el campo, que pugnará por que tengan tractores, ensiladoras y otros implementos agrícolas y pecuarios. Quienes habitan en los fraccionamientos requieren de la misma atención que demandan los habitantes de la ciudad de Aguascalientes, como pavimentos, guarniciones, banquetas, alumbrado, vigilancia, vivienda, parques y jardines, zonas recreativas y deportivas.

En tanto, los trabajadores tendrían que ser un número muy importante en cuanto a membresía del tricolor, pero en los hechos la dirigencia obrera priista no mantiene cercanía con ellos, como se ha comprobado en las últimas elecciones al citar que se les recomienda que voten sin importar por quién lo hagan. La razón para actuar de esta manera es evitarse el contacto con quienes dicen representar, por lo que si no hay capacitación política ni partidista al interior de los sindicatos, es normal que sus integrantes no tengan ningún atractivo por las siglas tricolores.

De las otras organizaciones es tal el abandono que poco antes del 7 de junio se nombró a la nueva titular de las mujeres; al mismo tiempo, el comité municipal de la capital funciona a lo mínimo y de los jóvenes poco se puede mencionar, a pesar de ser la semilla política que debería arroparse y trabajarse.

Se tiene la idea de que basta con que asistan los líderes a las reuniones para mostrar un partido que está en plena marcha, sin embargo, las fotos, los videos y los boletines no votan, quienes lo hacen está afuera, en los hogares, en las colonias, los centros de trabajo, las zonas recreativas, las instituciones educativas, en las comunidades rurales y las plazas públicas.

El Revolucionario Institucional debe revaluar su papel con base en los resultados obtenidos en las pasadas elecciones: de los 843,253 empadronados, se registró una votación total de 321,925 ciudadanos, y de ellos, 21,988 fueron votos nulos. De los sufragios válidos el PRI obtuvo 92,221 (28.64%), lo que significa que de cada 100 votantes menos de la tercera parte optó por él.

Pero eso no es todo, puesto que el PAN lo superó al recibir 100,528 votos (31.22%), casi la misma diferencia que hubo entre ambos en 2010, lo que es para pensar, o por lo menos es lo que recomienda el raciocinio.

Habrá a quien no le agrade que se mencionen números y porcentajes, pero es necesario hacerlo para aclarar en qué espacio está el PRI, quedando en claro que tiene muy poco tiempo para actuar, y que si no cambia, lo van a cambiar.

DESPLOME ELECTORAL

Es innegable que ningún partido de los 10 que compitieron se salva de la “quema”, pero hay tres que no alcanzaron el tres por ciento de la votación y otro que no sale de terapia intensiva, por lo que de no modificar la labor serán parte de la historia.

El peor de todos fue Movimiento Ciudadano, que recabó sólo 5,862 votos (1.82%), le sigue el PT con 7,315 votos (2.27%), Humanista 8,341 (2.59%) y el PRD 12,655 votos (3.93%), lo que significa que tres de los autodefinidos como de “izquierda” (Movimiento Social, PT y PRD) no son opción para los electores, en tanto Humanista no generó importancia.

De los citados el PRD quedó en quinto lugar, abajo del PAN, PRI, Nueva Alianza y Morena, sin embargo, es importante subrayar que mientras el PRD cumplió 25 años en los escenarios comiciales, Morena es su primera incursión, lo que podría derivar en que el año próximo se quede con lo que queda del Sol Azteca.

CONCILIACIÓN EN LÍNEA

La procuradora federal del consumidor, Lorena Martínez Rodríguez, informó que cualquier anomalía en el servicio de televisión o telefonía fija y móvil se podrá denunciar desde una computadora, lo que tendrá amplias ventajas para el interesado y la propia dependencia, ya que abrevia tiempo en el planteamiento y la respuesta.

La Reforma en Telecomunicaciones y las nuevas reglas que esto significa, exige que la Profeco actualice su sistema de operación, por lo que prepara un espacio para presentar denuncias, que primero va a funcionar a través de una subprocuraduría en oficinas centrales, “que se va a desdoblar a través de nuestras delegaciones en un sistema de captación de quejas mediante una plataforma digital”, explicó.

Dijo que esto va permitirá que prácticamente en el mismo momento en que se presente la denuncia, entra a la plataforma de conciliación en línea y se puede conciliar en unas cuantas horas, lo cual “nos va a evitar todo el papeleo y el tener que citar a una audiencia de conciliación ocho días después, o 15 días después”.

La citada subprocuraduría empezará a funcionar en las oficinas de la Profeco en el Distrito Federal y luego en cada delegación estatal, con lo que el público en general tendrá la seguridad de que en poco tiempo obtendrá la respuesta, evitándose traslados y otros inconvenientes, y al mismo tiempo la Procuraduría eleva la calidad de su atención, que es el objetivo toral de este propósito.