LISBOA, Portugal 25-Mar .- Raúl Gutiérrez dijo que el partido contra Japón le serviría para ver dónde está parado México de cara a los Juegos Olímpicos y hoy el Tri perdió 2-1 contra Japón.

El Tricolor Sub 23 exhibió dos rostros, el primero errático y sin intensidad en el primer tiempo, y el segundo con buen manejo de balón y desborde, en el Estadio Municipal do Rio Maior, en Portugal.

México salió dormido al partido y apenas al primer minuto la zaga perdió el balón en la salida y Shoya Nakatima anotó tras un disparo ligeramente desviado por Víctor Guzmán y que dejó sin posibilidades al portero Gibrán Lajud.

Los nipones dominaron al Tri en el primer tiempo, ejercieron presión alta, tuvieron dinamismo en los pases. Al 26′, Nakatima falló un mano a mano.

Después, los japoneses marcaron el segundo aprovechando una pérdida de balón de Érick Gutiérrez, una acción que terminó en la definición de Minamino con un tiro suave a la izquierda de Lajud.

El “Potro” Gutiérrez hizo cinco cambios al inicio del complemento, cuatro de ellos fundamentales porque los ingresos de Daniel Álvarez, Carlos Fierro y Marco Bueno a la ofensiva y de Érick Aguirre a la defensiva.

El “Fideo” fue una pesadilla para los japoneses. El sector derecho de México fue la vía de acceso, de donde salieron los ataques y ese centro que al 69′ culminó en el gol de Bueno en el que el esférico fue ligeramente desviado por un zaguero.

Después el mismo delantero tuvo dos oportunidades más, una en la que voló el esférico tras un pase de Fierro y otra casi al final del duelo en la que el portero desvió el esférico con un lance a la izquierda.

México le quitó el balón a Japón. Presionó en los últimos minutos en los que Álvarez estuvo cerca del empate en la compensación y Antonio Briseño en un cabezazo. El Tri estuvo cerca del empate. Seguramente a Raúl Gutiérrez le sobrarán buenas conclusiones.

El lunes, Portugal será el rival del Tricolor en el último duelo de preparación en esta gira por Europa.