Lorena Martínez Rodríguez pedirá al presidente Enrique Peña Nieto, vetar parcialmente la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos, conocida popularmente como la ley “3de3” y anunció una gira por todo el país para reivindicar al PRI en causas sociales de gran trascendencia como esta última reforma que a nadie deja satisfecho.

En conferencia de prensa, la abanderada aliancista afirmó que no se trata de vetar todo el Sistema Nacional Anticorrupción, aprobado recientemente por el Congreso de la Unión, sino que solamente sus artículos 29 y 32, en donde se obligaría a particulares a presentar sus declaraciones de impuestos, de intereses y patrimonial, “incluso a quienes tengan, por ejemplo, alguna beca del Conacyt o que estén inscritos en un programa de Prospera”.

“Cuando yo expreso mi solicitud al presidente Peña de vetar el artículo 32 y el artículo 29, no me refiero específicamente a estar en desacuerdo en que los empresarios rindan cuentas; yo creo que tienen que rendir cuentas porque comparto la idea de que tienen que rendir cuentas, finalmente, en un acto de corrupción participa un servidor público, pero también participa alguien de la esfera de lo privado, pero la redacción de ese artículo (29) es muy impuntual de tal manera que lleva al extremo de solicitar que rindan una declaración de 3 de 3 el que recibe, por ejemplo, una beca de Conacyt, como el que recibe, por ejemplo, un recurso como el Prospera, es decir, quedó tan mal especificado y precisado el alcance de este artículo, que hoy por hoy genera una serie de confusiones que tenemos que acotar”.

Reconoció que el sistema de leyes anticorrupción ha motivado no solamente la desconfianza de la ciudadanía, sino que ha motivado la inconformidad de quienes durante muchos años han venido empujando el combate a la corrupción, por eso “he decidido solicitarle y lo hago públicamente, al presidente de la República, que tome la bandera, que vete el artículo 29 y el artículo 32 de esta ley y que con ello podamos satisfacer plenamente la demanda de la ciudadanía por una ley absolutamente comprometida con el combate a la corrupción, con la transparencia”.

Dijo que una vez aprobado el conjunto de leyes por ambas cámaras, se mandan para su correspondiente publicación, ahí el presidente cuenta con 30 días para vetar o publicar y por eso es que “me he propuesto ver al presidente Enrique Peña para entregarle en su propia mano una carta en donde le pido el veto parcial y le brindo mis razones”. Se trata de reposicionar al PRI ante el electorado de cara al 2018, tomando causas sociales importantes.

Por otro lado, Lorena Martínez expresó su confianza en que los tribunales habrán de darle la razón a decenas de miles de aguascalentenses que votaron por ella, al tiempo en que anunció que alternará su visita a las 32 entidades del país, con reuniones con la militancia priista, pero también con la de los otros partidos coaligados, concretamente con el PT, PANAL y PVEM, a quienes dará las gracias por su invaluable apoyo, pero también, preparará lo que será la segunda elección.

Por otro lado, afirmó que ella no le pedirá al obispo José María de la Torre Martín, que explique públicamente el papel de la Iglesia en el pasado proceso electoral: “No lo haré, porque no soy la persona indicada, para eso están las instancias electorales que tienen la responsabilidad de pedir cuentas de este tipo; yo no”.

Dijo, además, que no hará cabildeos ni se reunirá con magistrados o ministros, sino que confía en que habrán de resolver la anulación del proceso y su correspondiente reposición.

A eso obedece también el recorrido que hará con toda la militancia, sostuvo.