Saúl Alejandro Flores

Como ya lo he externado en este espacio en diversas ocasiones, son muchas las voces y foros que han alertado sobre el problema, dentro de esas voces de alerta se han exhibido posibles soluciones, lamentablemente son la menor de las veces y en otras sólo son alertas sin plantear algo viable o posible. La semana anterior, en la edición del sábado en este diario apareció una nota que mencionaba que el agua de la presa Calles no era apta para consumo humano, claro de primera mano, así se entendería pues faltaría el tratamiento correspondiente.

Antes de continuar permítanme transcribir algunos párrafos para que sea de su conocimiento y recurran a la edición del día 22 de octubre, pasemos entonces a los fragmentos de la nota: “Ante el grave déficit de agua potable que enfrenta Aguascalientes, estimado en 148 millones de metros cúbicos por año, se propone usar agua de la presa Calles para solventar este faltante de líquido, propuso la Comisión de Sustentabilidad de la COPARMEX, encabezada por Humberto Plancarte Alvarado y el propio presidente, Francisco Ruiz López. Durante la sesión mensual de dicha comisión efectuada ayer, y en la que estuvo como invitada Hilda Hesselbach, representante de TheNaturConcervancy, expusieron la necesidad de echar mano de otras fuentes distintas a la extracción de agua del subsuelo y para ello, propusieron estudiar el aprovechamiento del agua que se almacena en el principal vaso hídrico con el que cuenta la entidad, a efecto de mitigar las consecuencias de un déficit del vital líquido que va en aumento”.

Otro de los ponentes expuso: “Se debe tomar muy en serio el problema del agotamiento del manto acuífero y se deben explorar las opciones de traer agua de otras partes del Estado o del país, por lo pronto, la más asequible sería el agua de la presa Calles, “y que en lugar de que se destine al uso agrícola, debería emplearse en el consumo humano, y emplear el agua tratada para el riego de cultivos”, considero Ruiz López.

“Por su parte de Humberto Plancarte afirmó que es tiempo de que se analicen muy bien otras fuentes de abastecimiento, y por ello se contempla de una manera muy realista, traer el agua de aquella presa y tras un tratamiento adecuado, dejarlo en óptimas condiciones para ser consumida por las personas”. “Indicó que actualmente el 75% del agua se destina al uso agrícola, el 20% se consume en hogares y el 5% restante se canaliza a las actividades comerciales y la industria, lo que nos habla de que entre otras acciones, se debe optimizar el aprovechamiento del agua que se destina a las actividades en el campo, mediante la introducción de sistemas de ahorro en el riego de cultivos y el empleo de agua tratada que se genera en la entidad”.

“También Plancarte destacó que «Aguascalientes ocupa los primeros lugares en el tratamiento del agua con una capacidad para tratar el 95% que se emplea y si se cumple con la normatividad aplicable en el tratamiento del agua, bien podría destinarse al riego de cultivos»”.

Por su parte Hilda Hesselbach, afirmó que el déficit que enfrenta Aguascalientes es debido a la disminución de la cantidad de agua que se extrae del subsuelo para ser destinada al riego, industria y consumo humano”. “Hay 100 mantos en el país que están siendo sobreexplotados, uno de ellos es el de Aguascalientes, y se deben tomar cartas en el asunto de inmediato, debido a que nadie sabe con precisión el periodo de vida útil del acuífero, sin embargo, cada vez se bombea agua a mayor profundidad”.

Estimados lectores, planteando una reflexión respecto a la valiosa participación de los ponentes, si quisiera matizar algunos aspectos, en primer lugar en el tema del tratamiento de aguas residuales, en efecto, en la información que se puede consultar en el cubo del agua, elaborados por la CONAGUA, Aguascalientes, suele aparecer con un porcentaje alto respecto al agua tratada, pero no existe un indicador confiable, que nos diga bajo norma, es el agua que ingresa sólo a la planta, la cual por supuesto requiere una supervisión de su funcionamiento. Ahora bien, en un muestreo riguroso puede encontrarse que la calidad del agua y la forma en que se diseñó la red o batería de plantas es cuestionable, el agua que se trata en algunos sitios vuelve a ser contaminada por las descargas de criaderos de animales y granjas (entre otras fuentes de contaminación). Éste es un severo problema de planeación, por lo cual debe replantearse y corregirse el plan y diseño de una política de saneamiento.

En segundo lugar, varios especialistas han observado no sólo a la presa Calles sino a la Abelardo Rodríguez, lo cual es viable, pero no debe ser la principal fuente de abastecimiento, me atrevo a decir ni siquiera la segunda, bajo un esquema como el actual de la forma en que se maneja la distribución, abastecimiento y saneamiento, la política actual es inevitablemente una réplica del derroche, no existe como lo he insistido una política hídrica en Aguascalientes, y tercero apostarle a los trasvases, es llegar a un extremo de un agua más cara, en beneficio de empresas privadas trasnacionales, que muchas de ellas son ajenas a un auténtico criterio congruente con lo sustentable. Además la afectación propiciará una movilización social, por el perjuicio hacia los usuarios y el pueblo de San José de Gracia que se convertiría en un conflicto, sino es debidamente manejado. Por ello, es inevitable replantear el modelo de consumo, diseñar una gestión del recurso hídrico ad hoc, respaldado por una visión en infraestructura de vanguardia, (partiendo de la captación y almacenamiento de agua de lluvia entre otros), son varios los aspectos y fuentes que deben adecuarse para su correcta explotación y no apostarle al trasvase, que es generador de conflicto, aparte de lacerar a un pueblo que a través de la historia ha sido víctima de injusticias. Todo ello, tendiente como lo repito cada semana con la finalidad de que en México y Aguascalientes el agua nos alcance.

Comentarios: saalflo@yahoo.com  twitter: saul_saalflo