La Asociación Mexicana de Distribuidores de Automóviles (AMDA) solicitó a los candidatos a la gubernatura del estado, que quien llegue a ganar las elecciones, revise bien el tema del cobro de control vehicular debido a que como está planteado actualmente, frena la actividad de compraventa de automóviles.

Guillermo Rosales Zárate, director general adjunto de esta asociación, indicó que “la mayoría de los que quieren comprar autos nuevos, tienen que vender el que tienen, pero en el caso de vehículos foráneos, les aplican un cobro como si no hubieran pagado nunca la tenencia, y les aplican un cobro que encarece los automóviles seminuevos o usados, ante lo que la gente opta por no vender, frenando las oportunidades de adquirir autos nuevos, afirmó.

“Este cobro pasa en la mayor parte del país, desaparecieron la tenencia, pero se sacaron a cuenta un nuevo cobro, el de control vehicular, y cuando un auto con placas de fuera quiere plaquear en la entidad, los cobros pueden superar los 8 o 10 mil pesos, haciendo desistir al propietario que opta por no vender su automóvil actual y por tanto, ya no compró auto nuevo”.

Por otro lado, informó que las ventas de automóviles nuevos en Aguascalientes crecieron durante los tres primeros meses del año, en 18%, lo que representó una venta global de 6 mil 168 unidades nuevas, esto ha sido gracias a los programas de financiamiento que tienen los bancos y las financieras, por la buena marcha de la economía del país y del estado, y porque los automóviles no han incrementado su valor.

Dijo que de estos automóviles colocados localmente, el 66% de los autos adquiridos fueron mediante financiamiento. Casi siete de cada 10 autos nuevos que se compran, lo hacen mediante recursos financieros vía créditos.

Informó que la meta que se tiene trazada de venta de autos nuevos es de 18 mil unidades, “meta que confiamos vamos a superar, con todo que cíclicamente los meses de junio a agosto, las ventas de carros nuevos bajan y vuelve a reactivarse a partir de septiembre y al cierre del año”.

Consideró que la buena marcha económica del estado y la generación de muchos empleos, ha permitido que el desplazamiento de unidades nuevas vaya al alza.

Finalmente, habló del estado que guarda el parque vehicular nacional e informó que el promedio de antigüedad de los vehículos particulares en México es de 17 años, situación que representa un grave riesgo a la seguridad e integridad.

Tan solo 6 de cada 10 unidades viejas, tienen una antigüedad de poco más de 10 años, lo que hace necesario un programa de estímulo a la chatarrización, comenzando por las unidades de transporte público que en el país también urge que sean modernizadas.