Érika Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 26-Abr.- El Infonavit y la Asociación de Bancos de México (ABM) firmaron una alianza para incrementar el número de créditos hipotecarios otorgados por la banca comercial.
Esto, explicó el Presidente Enrique Peña Nieto, a fin de permitir que la mayor cantidad de recursos del organismo se canalice al financiamiento a trabajadores con bajos recursos.
“Se trata, en pocas palabras, de apoyar, particularmente a quienes tienen mayores ingresos, en la cofinanciamiento del instituto y la Banca Privada, y que el instituto pueda también centrar sus esfuerzos mayores en aquellas familias de menores ingresos, y financiar la vivienda, junto con el apoyo y subsidio que otorga el Gobierno de la República, a través de distintos instrumentos”, resumió el mandatario.
El presidente de la ABM, Luis Robles, afirmó que se crearán productos financieros para elevar el número de créditos para la adquisición, mejora y cambio de vivienda.
“Sin duda, este acuerdo potencializará la reducción de las tasas de interés de los créditos destinados a la vivienda, que es el fin último de nuestra alianza”, indicó.
Para el banquero, aceptaron la petición gubernamental porque observan estabilidad en el país. Por ejemplo, expuso, si en 2000 se pegaban 16 mil 476 pesos al mes por cada millón de pesos financiados, hoy se pagan cinco mil 779 pesos.
“Lo anterior representa un ahorro de prácticamente dos terceras partes en términos reales de la erogación mensual que tiene que realizar una familia para adquirir una vivienda.
“Sin embargo, a pesar de la coyuntura internacional tan adversa, el comportamiento del financiamiento de la vivienda y de la economía en general, no deja duda del éxito de su eficacia reformadora y de sus políticas públicas”, señaló.
Para el Presidente Peña, su Administración lleva un récord en construcción de vivienda, pues, apuntó, han entregado 2 millones 50 mil créditos en tres años, de los 9 millones de casas financiadas en los 44 años del Instituto, además de que en comparación con el 2012, el rezago pasó de 31.2 a 29.2 por ciento.
“Esto significa que en sólo tres años se han entregado uno de cada cinco créditos otorgados a lo largo de toda su historia. Detrás de este gran esfuerzo institucional, que incluye los créditos cofinanciados con la banca privada, hay una derrama económica superior a los 530 mil millones de pesos, que detona inversiones productivas en más de 30 ramas vinculadas a la construcción de vivienda”, agregó.
El presidente de la Coparmex, Gustavo Adolfo de Hoyos, consideró que aún es necesario implementar diversas acciones para mejorar al Instituto, entre ellas, dijo, separar los mandatos hipotecario y pensionario que permita alcanzar rendimientos superiores a los otorgados por las afores.