Érika Hernández
Agencia Reforma

BUENOS AIRES, Argentina  29-Jul .- El choque de unas copas con vino blanco sellaron el relanzamiento de la relación bilateral entre México y Argentina.
Los Presidentes Enrique Peña Nieto y Mauricio Macri se comprometieron a terminar con el distanciamiento político y firmaron 17 acuerdos en al menos una decena de rubros, como símbolo de la nueva ruta.
“Estamos aquí dando un nuevo impulso y construyendo una nueva etapa en la relación.
“Hay una voluntad política de ambos Gobiernos por enriquecer, ampliar y estrechar, aún más, la relación”, resumió el mexiquense.
Esto después del distanciamiento político que caracterizó, durante cuatro años, la relación con el Gobierno de la argentina Cristina Fernández de Kirchner, lo cual provocó que los acuerdos no avanzaran.
Ahora, afirmó el Mandatario mexicano, están comprometidos “a tal grado” en este relanzamiento que resolverán diferencias con una simple llamada telefónica.
“Le exprese al Presidente Macri: ‘Rompamos las barreras, a veces burocráticas e inerciales, que pueden estar ahí entre nuestros gobiernos. Estaré siempre a la distancia de una llamada telefónica para poder superar cualquier barrera u obstáculo que se presente'”, agregó.
Peña Nieto le prometió respaldarlo en las reformas que está impulsando en Argentina. E incluso, le compartió la experiencia mexicana, la que, dijo, los cambios generaron resistencias.
“Se asumen costos, pero son positivas las reformas para que esto depare a nuestras sociedades oportunidades”, motivó a Macri y anunció que el próximo podría viajar a México.
En la Casa Rosada, ambos Jefes de Estado se reunieron cerca de una hora en privado y luego con sus comitivas.
En un mensaje a medios de comunicación, el Presidente argentino aseguró que el compromiso es “hacer la tarea” para mejorar la relación.
Plasmó a una Argentina que está dispuesta al cambio, a estrechar relaciones con el mundo, y México, dijo, está dentro de las prioridades.
“Y esperamos que de verdad logremos impulsar, acelerar todo lo que tenga que surgir de este profundo intercambio entre ambos pueblos”, apuntó.
Sin mencionar a sus antecesores, reconoció que el acuerdo estratégico de cooperación se mantuvo “congelado” casi por 10 años.
Ahora, consideró, necesitan “generar más respeto” en el exterior y lo fundamentarán en el valor de la palabra y en las instituciones.
“La Argentina, como hablábamos, emprendió una etapa de cambio, una etapa de diálogo con el mundo, en la cual aspiramos a que México tenga un lugar preponderante”, agregó.