Antonio Baranda
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 2-Nov .- El Gobernador electo de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, pactó ayer con el Presidente Enrique Peña Nieto la realización de mesas de trabajo con la Secretaría de Hacienda, con la finalidad de encontrar soluciones a la crisis financiera de la entidad.
Al término de un encuentro privado en la Residencia Oficial de Los Pinos, el panista afirmó que observó disposición y compromiso del Presidente para trabajar coordinadamente y mejorar las condiciones de Veracruz y agregó que también se acordó una mesa de coordinación con la Secretaría de Gobernación.
“Convenimos que en un lapso muy breve tendremos reuniones (…) con el Secretario de Hacienda para analizar la crisis severa que se está viviendo en Veracruz en materia financiera. El tema del endeudamiento es un tema que está presente en cada reunión que tenemos con el Gobierno federal.
“Es un  tema no sólo de deuda, es un tema de crisis financiera en general que va más allá de la deuda, el Gobierno de Veracruz trae un déficit muy grande derivado tanto de problemas de corrupción, como también un tema estructural que se tiene que resolver”, comentó.
Yunes puntualizó que la crisis no se centra únicamente en la deuda con los municipios, pues también hay pagos pendientes al magisterio, organizaciones campesinas, atletas y trabajadores de los Poderes Judicial y Legislativo, entre otros sectores.
Afirmó que hay condiciones para la transición de Gobierno, aunque refrendó su postura de no llevar a cabo el proceso de entrega-recepción hasta que los funcionarios salientes paguen las deudas pendientes que, dijo, ascienden a 17 mil millones de pesos. De lo contrario, apuntó, incumpliría la ley.
“Le pedí que Veracruz tenga de parte del Gobierno federal (…) una consideración especial en razón a la situación que vive el estado, una situación muy compleja, un estado que ha venido cayendo en todos los indicadores. Le pedí una colaboración de todas las áreas de Gobierno de tal manera que 2017 sea un año de despegue para Veracruz.
“Un año en el que Veracruz pueda cambiar totalmente esta dinámica que lleva de caída en todos los órdenes y podamos relanzar Veracruz a partir de 2017. Encontré muy buena disposición del Presidente, lo reconozco, lo agradezco y seguramente vamos a trabajar muy coordinados a partir del primero de diciembre”, consideró.
El Gobernador electo, quien invitó a Peña Nieto a su toma de posesión, sostuvo que en la reunión de casi dos horas no habló sobre el Gobernador con licencia prófugo, Javier Duarte, por tratarse de un tema que ya tiene su “procesamiento” ante autoridades judiciales.
En tanto, la Presidencia informó que Peña Nieto refrendó a Yunes el compromiso y la voluntad del Gobierno de la República de acompañar los esfuerzos de su administración para llevar adelante los proyectos, programas y acciones que se ha propuesto emprender.