La clase trabajadora podría recuperar el poder adquisitivo que se perdió durante los últimos treinta años, en un lapso de seis a siete años si se concreta el proyecto de acuerdo para elevar el salario mínimo en 10 pesos cada año, afirmó el secretario general de la Confederación de Trabajadores de México, Carlos Aceves del Olmo.

En su visita por Aguascalientes, señaló que se trabaja de manera intensa en el Congreso de la Unión para lograr un acuerdo que podría anunciarse a mediados de julio, que permita revertir la pérdida del 70% del poder adquisitivo, si se mantiene la dinámica de incremento en los siguientes años.

Enfatizó que los legisladores están revisando la desindexación de tasas que sirven de referente al salario mínimo como el caso de los créditos del Infonavit, IMSS, entre otros factores de cálculos para impuestos o prestaciones.

Aceves del Olmo enfatizó que el incremento anual de 10 pesos al salario mínimo, debe sumarse a las negociaciones anuales de los contratos colectivos de trabajo que deben situarse en un mínimo de 3 a 3.5%, sin considerar que también deben generarse aumentos adicionales mediante la evaluación de la productividad en las empresas.

Resaltó que existen las condiciones para lograr este acuerdo entre el gobierno, empresas y sindicatos, porque hay un ánimo de entendimiento, que ha dejado atrás la idea de que los empresarios son los enemigos del trabajador.

Expresó que hay una buena relación que ayudará a mejorar el salario mínimo gradualmente, con la finalidad de que los trabajadores vean cambios significativos en sus ingresos, aunque enfatizó que debe apostarse a la formalización del empleo como un tema que urge atenderse con la intención de que todos los trabajadores cuenten con seguridad social y las prestaciones que establece la ley.

“Buscamos que en la mesa de los trabajadores haya alimentos y su familia coma bien, que en su bolsa quede dinerito, la Constitución dice que el salario debe ser remunerador, para vestirse y hasta divertirse. Creo que vamos por buen camino”.

Enfatizó que urge sacar a la gente de la informalidad donde solo se benefician contrabandistas, o esquemas similares como el outsourcing, donde la gente no tiene acceso a todo lo que el contrato colectivo de trabajo ofrece.