Mayolo López
 Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 10-May .- Con más de 87.5 millones de registros de datos, en el quinto piso de la sede del Registro Federal de Electores (RFE) se guarda la información del padrón electoral.
Solo un puñado de especialistas tiene acceso a esa base de datos.
Con dos recientes escándalos por fuga de información de por medio, fincada la responsabilidad de Movimiento Ciudadano al menos en el primero de ellos, el Instituto Nacional Electoral (INE) adoptó nuevos lineamientos para proteger los datos en manos de los partidos políticos y reforzó el búnker para su consulta.
Ahí están las ocho terminales a las que los representantes de los partidos tienen acceso para revisar los datos de los listados nominales. Cada una de las terminales se ubica en pequeños cubículos, separados por cristales, a los que sólo es posible acceder mediante el registro de dos elementos: la huella dactilar y la lectura de una tarjeta magnética.
Con la nuevas medidas aprobadas por el Consejo General del INE, los representantes de los partidos ya no pueden retirar la información y llevársela a sus oficinas: solamente la pueden revisar y cotejar allí mismo. Ya no podrán extraerla en medios magnéticos y menos en copias impresas.
El sistema de resguardo de la información previene la fuga de datos a partir de dos mecanismos: por default, el sistema bloquea la introducción de dispositivos USB y el uso de cualquier conexión a Internet, además de que está prohibido el acceso con teléfonos celulares y cámaras fotográficas.
Una carpeta informativa del INE señala que con los mecanismos de resguardo, “se fortalece el derecho de los partidos al acceso permanente al contenido de la base de datos, exclusivamente para su revisión y verificación, así como la protección de los datos personales de los ciudadanos que conforman el padrón electoral”.
En la sede del RFE –ubicada en el 1561 de Insurgentes Sur–, en febrero pasado el partido Movimiento Ciudadano recibió tres copias del listado electoral, una de las cuales fue a parar a la nube del portal estadounidense Amazon, que a decir de los dirigentes del partido naranja fue objeto de un “asalto cibernético”.
“(Los partidos políticos) contarán en el Instituto con terminales de computación que les permitan tener acceso a la información contenida en el Padrón Electoral y en las listas nominales de electores. Igualmente y conforme a las posibilidades técnicas, los partidos políticos tendrán garantía de acceso permanente al contenido de la base de datos, base de imágenes, documentos fuente y movimientos del padrón, exclusivamente para su revisión y verificación”, dice el artículo 152 de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (Legipe).