El cristianismo es la religión más perseguida en el mundo; no callemos ni cerremos los ojos, ante este acoso que ahora se padece más que en siglos pasados.

Se hará una Jornada de Solidaridad por los perseguidos; además de misas, se incluye una colecta.

Ayer, en la tradicional rueda de prensa, con sede en el obispado, el vocero de la Fundación de la Santa Sede, Ayuda a la Iglesia que sufre, Dominik Frustra, lamentó que aquí, en la Escuela Normal Superior Federal, un maestro le hizo bullying a una alumna, por el hecho de ser católica y creer en la Virgen de Guadalupe. Se entiende, dijo, que en los planteles públicos no se da educación confesional, pero los maestros deben respetar las creencias de los estudiantes y no burlarse de ellos en clase.

Citó que en el 2015, fueron asesinados en el mundo, 7 mil 100 cristinos por su religión y destruidas 2 mil 400 iglesias. De 196 países, en 82 se da la persecución, hay “cristianofobia”, y en 15, se da de forma muy grave; ejemplificó que en Siria, con datos de la ONU, son decapitados o enterrados vivos, “y no hay derecho a matar en nombre de Dios”. Además, hay 200 millones de cristianos perseguidos y 60 millones de refugiados.

Si protegemos a las plantas y animales, con más razón a las personas; además, los sacerdotes no se escapan de ser secuestrados y asesinados.

El Obispo José María de la Torre Martín, dio pormenores de la Jornada por la Iglesia Perseguida; exhortó a la población a realizar obras de caridad duraderas a través de la Fundación, con sus diferentes proyectos, entre ellos, los refugiados.

Esta Jornada que inició el pasado día 06, concluye el próximo 21, en una misa que tendrá lugar en la parroquia del Sagrado Corazón; la colecta será el 16 del presente mes.

Como parte de esta Jornada, hoy habrá una reunión con el presbiterio diocesano y una cadena de oración que se extiende hasta el día 13.

Se visitan todos los decanatos para presentar la realidad de la Iglesia Católica, a nivel global, mediante videos; habrá celebración eucarística, rezo del Rosario o una Hora Santa.

Por parte de esta Fundación, también vino Bernardo Gabriel Salcedo y estuvo presente el coordinador diocesano de la Vicaría de Pastoral, Javier Cruz Muñoz.