De la UNEA recientemente egresó una nueva generación que pertenece a la Licenciatura en Enfermería.
Los jóvenes y las señoritas integran la Generación 2012-2016, misma que arribó a la Parroquia Nuestra Señora de los Bosques para agradecer a Dios por los favores recibidos.
Durante la ceremonia, manifestaron también su gratitud a quienes los acompañaron a lo largo de sus estudios profesionales, especialmente a sus padres y maestros por brindarles su incondicional apoyo y compartir las herramientas del conocimiento, respectivamente.
Uno de los momentos más emotivos fue cuando los graduados fueron llamados al altar principal donde recibieron la bendición de sus argollas, en las que se imprimió la fecha y el número de su generación.
Al final, fundieron en un abrazo su felicidad al ver cristalizados sus sueños y alcanzadas sus metas profesionales.

Compartir
Artículo anteriorImpondrán moda
Artículo siguienteGratos recuerdos