Llegó a la edad de las ilusiones la jovencita Nicole Verdín, quien al cumplir sus primeros quince años de vida, acudió a la casa de Dios en la Capilla de San Juan Pablo II, para agradecerle el don de la vida y permitirle llegar a esta edad acompañada de sus papás y padrinos.
En este hermoso recinto religioso, la quinceañera fue recibida por el sacerdote que ofició su ceremonia y quien junto con ella, su familia y seres allegados elevaron sus oraciones como muestra de cariño hacia su persona.
Uno de los consejos principales que ofreció el presbítero a Nicole fue ser siempre una mujer agradecida con quienes le dieron la vida, así como con cada una de las personas que se encuentre durante su largo caminar por este mundo.
Fue así que la hermosa jovencita salió del templo para dar paso al festejo preparado en su honor, en donde su orgulloso padre bailó con su hija un hermoso vals.
Una fiesta llena de música, bebidas y rica comida, fue la que disfrutó la homenajeada con sus amigos, y todo enmarcado por supuesto por un bello salón delicadamente decorado para una ocasión tan especial.