De una hermosa ceremonia religiosa formaron parte Regina Melo Cruz, Victoria Calatayud y Marlén Escoto al convertirse en quinceañeras, la cual fue celebrada en el templo de San Juan Pablo II.
Las jóvenes acudieron al recinto acompañadas por sus seres queridos, principalmente por sus papás y padrinos, para ofrecer su inmenso agradecimiento a Dios por los dones recibidos a lo largo de sus quince años.
Dentro de la solemnidad, solicitaron con sus oraciones les conceda realizar sus proyectos con éxito, petición a la que se unieron sus familiares y amigos cercanos, al igual que el clérigo que presidió la eucaristía.
Al término de la santa misa, sus amigos se acercaron a las festejadas con la finalidad de manifestarles su cariño y felicitación y tomarse con ellas la foto del recuerdo.
En compañía de sus respectivos chambelanes, las hermosas jovencitas participaron también de un emotivo festejo en su honor organizado por sus allegados, mismo que disfrutaron enormemente y por supuesto agradecieron.

Compartir
Artículo anteriorCumple sueño
Artículo siguienteUnión de oro