María Fernanda González Valadez llegó a la edad de las ilusiones, motivo por el cual, rodeada de familiares y amigos, se acercó a la capilla de San Fernando Rey para dar gracias por su vida y pedir a Dios guía y bendición para lo que viene en su camino.
El destino promete a la joven un sendero lleno de bendiciones, pero ante cualquier inconveniente Lidia Oviedo, Martha Elena Soto Valadez y Rogelio González Valadez como sus padrinos, serán los encargados de mostrarle apoyo y guía, al igual que su mamá, María de Lourdes González Valadez.
Luego de la hermosa ceremonia religiosa, la linda señorita protagonizó inolvidable brindis en el salón Villa Serrano.
Durante la velada, fue presentada de la manera tradicional por medio de un vals que bailó acompañada por cuatro jóvenes chambelanes. La cena posterior fue aderezada por un delicioso pastel que fue preparado especialmente para la ocasión.

El detalle
La noche permitió que María Fernanda recibiera cálidas felicitaciones por parte de sus seres queridos, en lo que será el más emotivo recuerdo de su juventud.

Compartir
Artículo anteriorMuestra su gratitud
Artículo siguienteBella quinceañera