Brilla su juventud

Quince años de vida agradece Itzel a Dios

Ante el cristo del Templo de San Antonio de Padua y en agradecimiento por llegar a la edad de las ilusiones fue que arribó la jovencita Itzel Rubí Aguilar Tiscareño.
Al recinto sagrado acudió acompañada por su papá, Marco Antonio Aguilar Hernández, así como de sus padrinos, Julio César Alvarado Ruiz e Hilda Verónica Ramos Luévano, quienes junto con ella elevaron sus plegarias a Dios por el bienestar de Itzel Rubí.
El representante de Dios ante los hombres, le dedicó un emotivo mensaje en la que le invitó a agradecer todos los días de su vida los valores que le han inculcado sus padres, a ponerlos en práctica para que ella pueda también heredarlos e inculcarlos durante su juventud y entrando a la adultez, llena de esa experiencia.
Con ese consejo y luego de haber recibido en su corazón el cuerpo y la sangre de Cristo por medio de la eucaristía, la hermosa quinceañera en compañía de sus seres queridos, se congregó en un salón particular para celebrar el acontecimiento de sus quince años, donde con su padre bailó un singular vals, así como con su padrino.
Los invitados de la festejada acudieron para expresarle sus más sinceras felicitaciones y entregarle bellos obsequios, los cuales la encantadora quinceañera agradeció enormemente.

Compartir
Artículo anteriorVive cuento de hadas
Artículo siguienteFestejan a David