La Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús se vistió de júbilo para celebrar dentro de su majestuoso recinto, las Bodas de Oro sacerdotales del Señor Cura Rigoberto Ruiz Palos, párroco de esa jurisdicción, y de sus demás correligionarios y compañeros de ministerio, Francisco Ibarra Reynaga e Ignacio Ramos Chávez, así como una mención especial para el Papa Benedicto, por cumplir 65 años de su ungimiento.
La solemne celebración eucarística fue concelebrada por el Arzobispo emérito, Monseñor Carlos Emilio Berlié Belauzarán, quien al igual que los sacerdotes mencionados, agradeció a Dios llegar a medio siglo de ministerio sacerdotal, en una breve y exclusiva visita al estado que lo vio nacer.
De igual manera, durante la ceremonia se ofreció el sacrificio en favor de los presbíteros Sabás de Jesús Martínez Castillo, al cumplir 55 años de vida sacerdotal; David Hernández Palos, con 48 años en la vocación; Jesús García Ibarra, con 45 años en el sacerdocio; Wildebaldo Montoya Álvarez y Bernabé Lomelí Serrano, ambos con 31 años como ministros de la Iglesia y Francisco Estrada Dávila, con 27 años.
Ante un templo lleno, el señor cura Rigoberto Ruiz Palos hizo el ofrecimiento inicial, agradeciendo al Creador el llamado para formar parte de su apostolado. “Hoy queremos como signo de gratitud, celebrar con Cristo y en su honor este sacrificio eucarístico, para gloria y alabanza suya, ya que en su corazón traspasado nos llamó y se dignó asociar a hombres frágiles en la obra de la santificación en el sacerdocio ministerial.
La comunidad entera que conforma la parroquia, se congratuló con sus clérigos y como muestra de su amor por ellos, ofreció su comunión por su santidad.
Como parte del festejo de estos ministros de la Iglesia, se ofreció para ellos una convivencia en la Cava Domecq, a donde acudieron acompañados de sus respectivas familias.