MONTERREY, NL.- A pesar de que los nuevos blindajes son tan discretos que a veces no se pueden distinguir a menos de que se preste demasiada atención, el manejo de un vehículo blindado difiere de la conducción de un auto o camioneta sin blindaje.
No entender las diferencias en la conducción de un vehículo blindado puede dar por resultado un accidente que puede dejar inmóvil al auto o camioneta blindada, dejando vulnerables a sus ocupantes, con consecuencias lamentables.
Dos aspectos que cambian en un vehículo blindado son el peso, que se incrementa, y el centro de gravedad; estos son dos factores elementales que cambian el manejo.
En otras palabras, el vehículo blindado cambia su manejo, con lo que los límites se alcanzan más rápido.
La transferencia de peso es más notable. Además de que en frenado se “pica” más y al acelerar bruscamente el frente se levanta más; un vehículo blindado es más propenso a inclinarse en virajes e inclusive a volcarse que un auto o camioneta convencionales.
La distancia de frenado se incrementa, además de que los frenos se desgastan más rápido. Y el tiempo de aceleración se incrementa, mientras que la velocidad máxima se reduce.
Los expertos de Centro Dinámico Pegaso, empresa especializada en manejo de seguridad de vehículos blindadas ubicada en Toluca, nos hacen las siguientes recomendaciones para la conducción de un vehículo blindado:

Antes de conducir
El peso, la maniobrabilidad y la capacidad de frenado del vehículo se han modificado, por lo que los límites se alcanzan más rápido, no importa la marca, el modelo ni la antigüedad del vehículo.
El peso del vehículo reposa diferente en cada una de sus cuatro llantas y su centro de gravedad se ha elevado, por lo que es sumamente propenso a los efectos de la transferencia de peso. Esto se acentúa más si es una SUV vs un sedán.
Dependiendo del peso y la velocidad, el vehículo requiere de más distancia para frenar.
Los límites del vehículo se presentan ANTES: puede sub o sobre virar (derrape llantas delanteras o traseras) con mayor facilidad.
Los accesorios de seguridad Activa (movimiento) y Pasiva (accidente inminente) pueden haberse modificado.
Mantenga el vehículo en óptimas condiciones: llantas a presión y tanque de combustible al menos a la mitad.
Procure que las llantas del vehículo sean “run flat” (tecnología que permite rodar a la llanta aun estando desinflada).

Durante la conducción
No sobrepase los límites del vehículo: disminuya la velocidad para aumentar la estabilidad.
Realice maniobras suaves
Evite movimientos bruscos, especialmente en curvas y al frenar.
En superficies mojadas, reduzca la velocidad un tanto menos que los límites señalados.
Amplíe la distancia con otros vehículos.

Conducción de emergencia y seguridad
Un vehículo blindado es más efectivo cuando está en movimiento con las ventanas cerradas.
Extreme precaución al entrar o al salir del vehículo.
Inclusive durante una agresión, no sobrepase los límites del vehículo: evite perder el control.
Retírese del peligro sin comprometer (destruir) la integridad del vehículo: evite colisiones.
Recuerde que el vehículo íntegro es la mejor defensa ante una agresión.

TABLA
En resumen: operar un vehículo blindado requiere la disciplina de aplicar 3 reglas:
1. No sobrepasar los límites dinámicos.
2. Respetar protocolos de seguridad.
3. En caso de emergencia, cuidar la integridad del vehículo.