Antonio Baranda y Abimael Chimal
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 10-Nov .- El ex Gobernador de Sonora, Guillermo Padrés, presuntamente desvió 178 millones de pesos del erario de la entidad, y lo dispersó a cuentas familiares.
De acuerdo con las investigaciones de la Procuraduría General de la República (PGR), uno de los beneficiarios fue Guillermo Padrés Dagnino, hijo del ex Mandatario estatal.
Por ese desvío, la PGR solicitó a un juez federal una orden de aprehensión para ambos, por los delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita y delincuencia organizada.
El Juzgado Cuarto de Distrito de Procesos Penales Federales del Estado de México concedió dicha orden, misma que se cumplimentó ayer cuando los Padrés acudieron al Reclusorio Oriente.
Padrés Dagnino fue ingresado la tarde de ayer al penal federal del Altiplano.
En entrevista, su abogado Marco Antonio Moreno dijo desconocer la existencia de esa orden de captura, toda vez que el nombre de Padrés Dagnino no aparecía en los expedientes a los que tuvieron acceso.
“Lo único que sé es que es una orden de aprehensión girada por el juez cuarto de distrito en relación con los presuntos delitos de delincuencia organizada y de uso de recursos de procedencia ilícita”, informó.
Alrededor de las 18:45 horas, Padrés Dagnino fue trasladado en una camioneta hacia el Centro Federal de Readaptación Social Número 1.