sapiens_logoDavid Reynoso Rivera Río
Las candidaturas independientes fueron sin duda uno de los fenómenos más interesantes observados en el pasado proceso electoral, las cuales, inclusive, adquirieron aún más importancia tras la obtención del triunfo por parte del “Bronco” en Nuevo León; Clouthier, en Sinaloa y Kumamoto, en Zapopan. Tras estos hechos, no cabe duda que las candidaturas independientes ahora forman parte de nuestra vida democrática; sin embargo, esto no deja a un lado que éstas tienen aspectos tanto positivos como negativos y repercusiones en la vida pública de nuestro país.
La pregunta natural surge acerca del futuro de dicha figura, de manera tal que existen posturas tan drásticas y extremistas que afirman, por un lado, que dicha figura desplazará a los partidos políticos, y del otro extremo, afirman que será cuestión de tiempo pero que dicha figura fracasará. Por el momento nadie tiene el don de predecir el futuro y en un marco de respeto a nuestra libertad de expresión, todos podemos externar nuestras opiniones.
Considero que la esencia de la figura independiente es buena e inclusive sana para la democracia; sin embargo, nosotros como ciudadanos debemos tener cuidado ya que en ocasiones este tipo de figuras podrán ser desnaturalizadas y utilizadas por parte de personajes disidentes que bajo la enemistad o el rencor a cierto partido por no darles la oportunidad, intentarán engañar a los votantes aparentándose como independientes cuando en realidad no lo son.
Lo importante aquí para nosotros, como electores, es no caer en el engaño y realizar a cabalidad nuestro ejercicio ciudadano al momento de votar, si hay un candidato por parte de algún partido o inclusive independiente que con base en criterios que consideremos objetivos merece nuestro voto, habrá que dárselo. Pero tendremos que ser muy cautelosos ya que, recordemos, la política no es ni deberá ser jamás un concurso únicamente de popularidad.
Cuestiones como el uso de redes sociales, definitivamente se consolidan diariamente como un complemento importantísimo en el mundo comercial, político y social; sin embargo, obtener miles de likes y RT en redes sociales, utilizar palabras altisonantes o lenguaje chusco y divertido quizá ayudan a ciertos personajes a obtener la aceptación y obtener votos, pero definitivamente estos likes y RT no serán los que estarán presentes al momento de que los nuevos servidores públicos lleven a cabo el arte de gobernar o tengan que presentar iniciativas de ley en el Congreso de la Unión, o en congresos locales, según sea el caso.
El llamado es a los partidos políticos y a la honestidad de los próximos candidatos independientes, para que tengamos elecciones de calidad y podamos votar por quien verdaderamente merezca ganar. Mientras nosotros, como ciudadanos, no realicemos un voto a conciencia, seguirá llenando de tristeza observar cómo, en ocasiones, excelentes perfiles se quedan fuera de la oportunidad de gobernarnos o ser nuestros legisladores.
Por lo pronto, agradezco el favor de su lectura y dejo el tema sobre la mesa. Continuaré mi reflexión, si Dios me lo permite, el próximo jueves.

Correo: davidreynoso40@hotmail.com
Twitter: @davidrrr