Con la presencia de su descendencia, el matrimonio Nájera Muñoz, celebró sus bodas de oro, con la renovación de sus votos durante una solemne celebración llevada a cabo en el templo del Señor San José.
J. César Ismael Nájera y María Concepción Muñoz, arribaron al altar de Dios para refrendar su amor como hace 50 años, esta vez, teniendo como testigos a sus siete hijos Rocío, César, Ernesto, Patricia, Claudia, Omar y Moisés.
En su mensaje, luego del santo evangelio, el ministro de la iglesia, felicitó a los esposos y les dio la bienvenida a la casa de Dios, a la cual acudieron para dar gracias por medio siglo de feliz matrimonio.
Invitó a sus herederos, nietos, bisnietos y demás familiares que se reunieron en torno a la pareja, a elevar sus plegarias al Creador, para que derrame su gracia sobre este matrimonio, pidiéndole lo colme de inmensa dicha todos los días de sus vidas.
Al término de la santa misa, toda la familia se juntó para tomarse la foto del recuerdo, previo a reunirse en el salón Bonaterra, lugar donde se organizó un ameno convivio familiar, en honor a los esposos, para compartir con ellos una maravillosa velada que disfrutaron gratamente.