LOS ÁNGELES, E.U.- Entrar al hogar de Guillermo del Toro es sumergirse, sin previo aviso, en su más profunda imaginación.
Así lo demuestra la exposición “At Home with Monsters” (En Casa con los Monstruos), formada por memorabilia personal del cineasta, la cual abrirá el lunes sus puertas al público, en el Museo de Arte del Condado de Los Ángeles (LACMA por sus siglas en inglés).
“Los monstruos sólo existen si los amas profundamente. Espero contagiar lo que me inspiran: la belleza en el horror y el horror en la belleza. Mi esperanza es que la gente experimente la belleza horrorífica de mi mente.
“Es importante para mí estar aquí como mexicano. Cuando me preguntan qué tiene de mexicano todo esto, o mis películas, digo: <yo>, porque fui forjado por los alebrijes. Creo en ellos y me he apropiado de las ocurrencias diarias de su magia”, dijo ayer el cineasta, en la inauguración de la muestra.
Agregó que su intención es que quien vea la exposición se sienta inspirado a hacer lo que sueña.
“Respeto mucho los nuevos talentos, porque al igual que ellos, yo buscaba aprobación por mi gusto particular (por la fantasía) y he tenido muchos precursores en esto. Espero haya muchos que continúen el legado”.
La exposición recrea Bleak House, la casa que el director tiene en Los Ángeles. Está integrada por 500 piezas, entre las que hay esculturas de sus personajes de “El Laberinto del Fauno”, “La Cumbre Escarlata”, “El Espinazo del Diablo” y “Pacific Rim”, así como una cabeza de Frankenstein, pinturas de Goya, un cuarto cuyas ventanas simulan lluvia, retratos del escritor de terror H.P. Lovecraft, libros de ocultismo, cuentos de hadas, bustos y pantallas con escenas de su filmografía.
“At Home with Monsters” estará en exhibición en Los Ángeles hasta noviembre. Posteriormente se trasladará a Minnesota y Toronto, para después, a mediados de 2018, concluir su tour en México. (Xulio Guillén/Agencia Reforma)