Noé García Gómez

El pasado lunes 4 de enero el presidente neo-perredista publicó un artículo en el diario nacional El Universal, titulado “¿Somos o no somos oposición?” Donde da sus argumentos de lo que parece su única estrategia política (y salvavidas) para la crisis electoral en la que se encuentra el PRD, la alianza con el PAN. Su principal argumento es la de realizar una alianza opositora para disputarle el poder al PRI en los estados donde no ha habido transición, no más, no detecto más argumentos que ese.

Argumento endeble y pobre, en esa lógica sus detractores podrían debatirle que por tanto en estados como Puebla, Sinaloa y Oaxaca ya no aplicaría pues ahí son co-gobierno, o en los casos de Aguascalientes, Tlaxcala y Zacatecas tampoco pues ahí ya se ha alternado el poder. El argumento me parece perezoso y simplón y más para un dirigente nacional con una currícula académica, pero al parecer la dinámica partidista y pragmática rápidamente corroe.

No estoy en contra de las alianzas, las podría justificar en algunos casos, en lo que no estoy de acuerdo es en el manejo y cómo se está dando.

Por lo que quisiera utilizar este medio para realizar un ejercicio de preguntas al dirigente nacional del PRD, soy consciente que desde el “Olimpo” político-partidista en que se encuentra, difícilmente tendrá tiempo y se dignará a responder a una pluma localmente terrenal, pero también lo lanzo como un ejercicio de reflexión para quienes defienden malabarísticamente la posición de Basave.

Cuando llegó a la presidencia declaró que daría prioridad e impulsaría alianzas con las izquierdas ¿Por qué los hechos no lo demuestran? ¿Por qué parece que usted y sus dirigentes están en una constante competencia con otros partidos de izquierda en particular con Morena? ¿Cuántas veces se ha reunido con los dirigentes del PT, MC o MORENA? Imagino que ni todas juntas llegan a superar la mitad que ha tenido con los del PAN.

Las expectativas que los dirigentes que lo impulsaron para llegar a la dirigencia del PRD fueron el de un proyecto nuevo con visión social-demócrata ¿Por qué al día de hoy solo se discuten agendas electorales, posiciones, puestos y recursos? Que si Tlaxcala por Puebla, Durango por Zacatecas o Veracruz por Oaxaca, etcétera. No he detectado las más mínimas líneas de un proyecto político y de gobierno.

Siguiendo con el tema de un proyecto político y de gobierno ¿cree usted que un proyecto social-demócrata se reduce a temas del derecho de algunas minorías? ¿Dónde está el proyecto de nación que el PRD por dos décadas presentaba como alternativa al status quo? ¿Dónde queda la búsqueda de la igualdad, el combate a la pobreza, los derechos de los trabajadores, un cambio radical de modelo económico donde se ponga al individuo y su dignidad como centro de las decisiones y no al consumo y la ganancia? ¿Dónde ha quedado la lucha por la defensa de los recursos naturales, y no solo del petróleo, de la minería, el agua, nuestros bosques y playas?

¿La única ruta, el único proyecto que puede sustituir un programa, principios e ideológica es la de combatir al leviatán priista como usted lo llama? ¿No cree que primero es el programa y después los cargos y posiciones? ¿Las encuestas marcarán el rumbo partidario? Si es así mande a realizar una que diga de qué ideología se tiene que considerar al PRD para que la mayoría simpatice con su partido.

¿Cuál es el balance de los llamados gobierno de coalición, Sinaloa, Oaxaca, Puebla? ¿en verdad han sido efectivos? ¿Tienen una gran dosis programática e ideológica de izquierda? ¿Es meritorio combatir al PRI postulando ex priistas?

¿Sabía usted que en Aguascalientes el PRD presentó solo 17 cuartillas, menos de 5mil palabras para englobar sus plataformas política, legislativa y de los municipios con las que pretende ser opción en este 2016, dejando fuera temas que su partido a nivel nacional tiene como punta de lanza, como los mencionados derechos de algunas minorías? ¿Con eso pretenden ser tomados en serio por la ciudadanía de nuestro estado?

¿Le importa la historia del PRD?

Finalmente le pediría que les definiera a sus militantes y ciudadanos que algún día votaron por el PRD, para usted que es la izquierda y a partir de ahí responda ¿Son o no son de izquierda? Pruébelo, Demuéstrelo y acredítelo. Pues como concluye en su artículo “en México de hoy no hay nada más revolucionario que la honestidad”. Deje por un rato el pragmatismo electoral y dele un toque ideológico y programático al PRD que mucha falta le hace.