José de Jesús López de Lara

De un balazo en el rostro y otro más en la espalda, resultó gravemente herido un chofer de transporte de personal, que fue atacado por el propietario de una tienda de abarrotes tras sostener una acalorada discusión.

Aparentemente, los involucrados en estos sangrientos hechos ya tenían problemas anteriores.

Quien se debate entre la vida y la muerte es un hombre identificado como Juan Alberto Colmenero García, de 32 años, con domicilio en la calle Rodrigo Rincón Gallardo, en el fraccionamiento Rinconada del Puertecito.

Los sangrientos hechos se registraron el lunes aproximadamente a las 14:00 horas, en el interior de la tienda de abarrotes “El Ranchero”, que se ubica en la calle Rodrigo Rincón Gallardo No. 602 del fraccionamiento Rinconada del Puertecito.

Tras un operativo llevado a cabo por policías preventivos, fue arrestado el agresor Rubén “N” “N”, de 43 años, a quien le aseguraron un rifle calibre .22 con el cual lesionó a su víctima.

El herido Juan Alberto Colmenero, presentaba un impacto de bala en el rostro, a la altura del pómulo izquierdo, con orificio de salida en el cuello; y otra más en la espalda.

A bordo de la ambulancia UE-13 de Bomberos Municipales, fue trasladado a recibir atención médica al HGZ No. 2 del IMSS, donde se debatía entre la vida y la muerte.

Fueron habitantes de la calle Rodrigo Rincón Gallardo quienes reportaron al Servicio de Emergencia, que frente a la tienda de abarrotes “El Ranchero” estaba una persona herida por arma de fuego.

De inmediato se trasladaron varias patrullas del Destacamento Jesús Terán Norte de la SSPM.

Un policía preventivo que tiene a su cargo la patrulla 0009-A1, fue el primero que llegó y encontró a un hombre tirado en la banqueta, el cual sangraba profusamente del rostro y de la espalda; junto a él, estaba llorando un niño de 10 años, quien dijo ser el hijo.

Unas vecinas señalaron que esa persona había sido agredida a balazos por el propietario de la tienda de abarrotes y el cual se encontraba encerrado en el interior.

Cuando llegaron numerosos policías preventivos, de inmediato rodearon la tienda de abarrotes y le pidieron al comerciante que saliera. Minutos después, Rubén “N” “N”, decidió salir y entregarse sin oponer resistencia.

A la escena de los hechos llegaron agentes del Grupo Homicidios de la PME, quienes al iniciar las investigaciones, establecieron que minutos antes, Juan Alberto Colmenero fue a reclamarle al propietario de la tienda de abarrotes, que le hubiera vendido a su hijo un envase de gel que iba incompleto.

Luego de una fuerte discusión, Juan Alberto Colmenero le dio un golpe en el rostro al comerciante y luego decidió retirarse junto con su hijo que le acompañaba.

Sin embargo, tras verse agredido, Rubén “N” “N” se dirigió hacia una pequeña bodega y sacó un rifle calibre .22, que según dijo, lo tiene para seguridad personal.

Al ver que su agresor se retiraba, la disparó en una ocasión y logró herirlo en la espalda, para después darle otro balazo en el rostro.