CDMX.- Tras la fiesta automovilística del fin de semana, viene el análisis para detectar áreas de oportunidades.
Federico González Compeán, director del Gran Premio de México de Fórmula Uno, hizo una reflexión después de los tres días de máxima velocidad vividos en el Autódromo Hermanos Rodríguez.
“Hacer un evento de un total de 339,967 siempre te hace que estés pendiente de cambios y de áreas de oportunidad”, aseguró el directivo.
“Yo creo que vamos modificar un poco la señalización, creemos que tenemos un área de oportunidad en ese tema, además, cuando no llueve mucho, a veces hay polvo que molesta al aficionado, pues debemos estar al pendiente en esos aspectos”.
Como punto relevante, el director del GPMX observó la gran cantidad de niños que asistieron a la carrera, por lo que tratará de trabajar en mejorar el espectáculo y crear más zonas de entretenimiento para los pequeños aficionados del deporte motor.
“Trabajaremos más para atraer a los niños a la Fórmula Uno, detectamos mayor asistencia de niños el viernes y el sábado, más que el año pasado y en eso trabajaremos para tener más áreas para ellos, niños de 3 a 4 años”, comentó.
González Compeán habló también sobre las mejoras que observó en esta edición 2016.
“Estuvimos un poquito por encima en asistentes de lo que recibimos el año pasado”, mencionó el directivo, “solucionamos algunos de los temas pendientes del año pasado, logramos resolver el asunto de los ‘tickets’ para los alimentos y bebidas; hubo una mayor coordinación en el circuito al autódromo en cuanto a movilidad, aunque tuvimos algunas fallas el viernes, después se mejoraron”.