Los núcleos de vulnerabilidad en las zonas rurales y colonias marginadas impiden la superación de las mujeres mediante el empoderamiento porque sus problemáticas diarias se vuelven un reto infranqueable para elegir alternativas, advirtió la presidenta de la Asociación Civil Tlanemani, Karina Barba.

Señaló que en un primer trabajo de acercamiento para dotar de herramientas de empoderamiento hacia una equidad de género, las reacciones fueron nulas porque las mujeres tienen que atender sus necesidades primarias en los roles de madres y amas de hogar, antes que su propio desarrollo personal.

Señaló que actualmente existe un gran número de asociaciones e instituciones públicas y privadas que realizan trabajo de asistencia social hacia esas comunidades, y atención directa a situaciones de violencia, pero no hay alternativas para buscar el desarrollo personal.

Paradójicamente en el nivel de profesionistas existe un fenómeno similar de estancamiento en mujeres que ocupan posiciones de importancia en su actividad profesional, porque carecen de autoestima para avanzar en la búsqueda de espacios de toma de decisiones.

Refirió que la organización trabaja en un proyecto de acercamiento con mujeres que tienen potencial de empoderamiento, bajo una visión de desarrollo integral que a su vez se transmita hacia otras mujeres mediante un proyecto de liderazgo social, impulsado por cada una de estas mujeres.

Explicó que las mujeres tienen que convencerse de que son capaces y dejar atrás cualquier inseguridad, al ofrecerles cursos de capacitación para una superación personal, que posteriormente se enfoque en proyectos de beneficio colectivo para las mujeres en vulnerabilidad.