César Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La eventual deportación masiva de inmigrantes desde Estados Unidos sólo generaría que el crimen organizado controle las rutas de tránsito y no desincentivará los flujos migratorios, advirtieron activistas.
Consideraron que los migrantes están acostumbrados a ser expulsados e insisten en regresar, por lo que la delincuencia se aprovecharía para extender su control.
“Los migrantes deportados hacen siempre un círculo, los deportan y regresan; claro que me imagino que Estados Unidos blindará su frontera sur y le exigirá a México que también blinde su frontera sur.
“Los migrantes están muy acostumbrados a este tipo de situaciones: deportaciones, masacres, asaltos en el tren, yo pienso que va a haber un rebote tremendo y le va a explotar a Donald Trump si no lo sabe administrar”, advirtió Fray Tomás, quien mantiene el albergue La 72, en Tenosique, Tabasco
Carlos Rodríguez, director de Scalabrinianas, Misión para Migrantes y Refugiados (SMR), consideró que las rutas migratorias cambiarían, pero no se detendría la entrada de indocumentados a Estados Unidos.
“Esto va a implicar que se eleven los costos de migrar. Las rutas serán cada vez más peligrosas y más protegidas por el crimen, que encontrará la manera de evadir el muro del tamaño que lo pongan”, comentó.
Consideró que sacar de Estados Unidos a 3 millones de inmigrantes, como lo advirtió el Presidente electo Donald Trump, generaría una crisis económica en ese país, pues muchas de esas personas realizan trabajos que los estadounidenses no hacen.