NÁPOLES, Italia.- Las pequeñas calles que vieron crecer a Sophia Loren se llenaron ayer de fanáticos napolitanos, que recibieron a la diva italiana con gritos de “bellísima” y “brava”.
Este fin de semana, la ciudad rinde homenaje a la actriz, que nació en una familia muy pobre y se consolidó como una de las grandes estrellas de Hollywood y en símbolo de Italia.
Y es que, aunque nació en Roma, Sophia creció en la localidad de Pozzuoli, cerca de Nápoles.
Por ello, Loren fue nombrada ayer, en un acto multitudinario, “Ciudadana de Honor” y recibió las llaves de esa ciudad por parte del alcalde Luigi de Magistris, quien definió a la actriz como patrimonio del país.
“Hoy no es fácil hablar, siento mucho amor. Recibir un premio es siempre una emoción especial. Pero recibirlo aquí, en la Nápoles que para mí ha sido siempre tan querida, es mucho más.
“Es una satisfacción íntima, que reconforta el alma y que me acompañará durante mucho tiempo. Toda esta jornada la recordaré siempre. Desde que llegué, recorriendo estas queridas calles que me recuerdan mi infancia, mi adolescencia”, declaró la actriz, de 81 años.
Los diseñadores italianos Dolce&Gabbana estuvieron detrás de la organización del homenaje
“Platicamos hace un tiempo con Sophia porque queríamos hacerle un tributo especial, y ella nos pidió que fuera aquí, en la ciudad que la vio crecer”, afirmó Domenico Dolce, antes de que iniciara un desfile de modas inspirado en las principales cintas de la actriz.
Loren, ataviada con un vestido negro decorado con un bordado de rosas rojas, aplaudió a las más de 80 modelos que mostraron delicados trajes bordados a mano.
“Sophia es como el mar, la pizza y las islas. Ella condensa la esencia de Nápoles, por esa razón le dedicamos esta colección”, comentó Stefano Gabbana. (Fernando Toledo/Agencia Reforma)