Claudia Guerrero e Isabella González
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 17-Jun .- Luego de 18 meses de debate, el pleno del Senado aprobó la reforma constitucional que dará origen al denominado mando mixto policiaco, pero con limitaciones.
Con 102 votos a favor, 6 en contra y dos abstenciones, los legisladores desecharon la propuesta del Presidente Enrique Peña Nieto para desaparecer las policías municipales y, en cambio, establecieron un sistema de coordinación, que permitirá la intervención federal en los estados, sólo cuando lo autorice el Senado.
A propuesta del PAN, las corporaciones policiacas estatales sólo podrán ser intervenidas con el voto de la Cámara alta.
Además, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública ya no podrá actuar por oficio, como lo establecía el proyecto de dictamen que habían avalado en comisiones las bancadas del PRI y PRD.
“La intervención podrá consistir en la remoción y nombramiento de mandos, la reestructuración organizacional y de procedimientos (.)
“Tratándose de la intervención de una institución policial estatal se requerirá la aprobación del Senado, conforme al procedimiento que establezca la ley de la materia”, señala el artículo 21.
Los ajustes propuestos por Acción Nacional se realizaron luego de que, el pasado 5 de junio, sus abanderados consiguieron el triunfo en siete estados del País.
Los panistas demandaron la aplicación de mayores controles, para evitar una intervención discrecional del Gobierno federal en los estados donde ahora son Gobierno.
En el dictamen inicial se establecía la obligación de las instituciones policiacas de los estados de actuar bajo el mando de las federales.
Sin embargo, con el último ajuste, se aprobó que la actuación de las instituciones policiales de los tres órdenes de gobierno se realizará con base en criterios de “coordinación”, que quedarán establecidos en la ley.
Por otro lado, se determinó que intervención de las policías estatales y municipales será una excepción, pero no la regla.
La reforma constitucional detalla en el artículo 115 que las facultades de las policías municipales no se limitarán al bando de gobierno o las infracciones de tránsito, sino que también serán corresponsables de la seguridad pública.
Se realizaron tres adiciones para obligar a la coordinación de los niveles de Gobierno en las zonas metropolitanas, incluir en ello los servicios privados y auxiliares de seguridad, y respetar la autonomía constitucional de los pueblos indígenas en materia de seguridad.
Además, se amplió la participación de la sociedad civil, ya que el Consejo Consultivo Ciudadano formará parte del Consejo Nacional de Seguridad Pública.
Esa instancia quedará a cargo de la vigilancia externa, la rendición de cuentas y la participación ciudadana.
Debido a que la Cámara de Diputados cerró anticipadamente el periodo extraordinario, la discusión del tema deberá esperar al ordinario que inicia en septiembre.