Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 18-May .- El Presidente Enrique Peña propuso reformar el Código Civil Federal para permitir que personas y parejas homosexuales puedan adoptar a menores.
En el proyecto, recibido ayer por la Comisión Permanente y turnado a la Cámara de Diputados, el Ejecutivo sostiene que negar ese derecho a un niño o una niña, por la orientación sexual de las personas adoptantes, es una conducta discriminatoria para ambas partes.
“Se les desconoce su derecho a  tener una familia, en el sentido más amplio posible de este concepto”, dijo.
El Mandatario recordó que la propia Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ya reconoció que la orientación sexual de una persona o pareja que pretende adoptar no se contrapone al principio del interés superior de la niñez.
“En el caso de adopción de niñas, niños y adolescentes, los criterios que deben prevalecer para que una persona o personas puedan adoptarlos es que ofrezcan las condiciones necesarias para su cuidado y desarrollo y representen su mejor opción de vida, con total independencia de la orientación sexual de las personas adoptantes”, afirmó.
Para establecer la igualdad de condiciones de adopción para las personas heterosexuales y homosexuales, el Presidente propuso reformar la fracción tercera del artículo 390 del Código Civil.
La iniciativa del Presidente también busca garantizar la identidad de género, establecer el divorcio sin expresión de causa y la actualización de otras figuras jurídicas para armonizar con los principios constitucionales de igualdad y no discriminación.
Además de las reformas al Código, Peña envió su propuesta para establecer en la Constitución el matrimonio entre personas del mismo sexo y un conjunto de reformas al Código Civil Federal.
Ayer, el PRD fue el único partido que se sumó abiertamente a la propuesta presidencial, ya que el PAN y hasta el PRI pidieron tiempo para analizar su contenido.
“Es un cambio de paradigma. Es un tema de ampliación de derechos. Es un triunfo moral de los gobiernos de izquierda, que fueron avanzando en estos temas a contracorriente, a contracorriente de la opinión conservadora”, dijo el coordinador perredista, Miguel Barbosa.
“Mi opinión personal puede inclinar una balanza que no debo. Me gusta que haya mandado esto el Presidente, pero sí tengo que decirlo abiertamente: tienen que analizarlo los 55 senadores del PRI y los 7 del Partido Verde”, advirtió el coordinador priista, Emilio Gamboa.