Muchos de los familiares de pacientes que requieren de hospitalización o atención especializada, en ocasiones no alcanzan ni para comer; son muchos los gastos que implica tener una persona enferma, sobre todo cuando se trata de una enfermedad crónica, señaló Juan Antonio Neri Alvarado, por lo cual en el comedor de la fundación AACAFIQ, el cual opera junto con su esposa, buscan ofrecer comida caliente a estas personas, de forma gratuita.
Enfatizó que en el lugar que se ubica frente a las instalaciones del Centenario Hospital Miguel Hidalgo, dan atención diaria a más de 120 personas, entre ellas cerca de 25 niños, quienes acuden a quimioterapia o revisiones esporádicas; sin embargo, son muchas las limitantes que tienen para operar, por lo cual siempre son necesarios y bien recibidos los apoyos de parte de cualquier benefactor, y las manos voluntarias para servir los sagrados alimentos.
“Tenemos donación de alimentos de parte de la SEBIDESO, y cada mes nos mandan despensas y algo más del DIF; el Gobierno Estatal nos apoya con 5 mil pesos en efectivo, es ayuda que agradecemos infinitamente, pero no es suficiente para la población a la que atendemos; requerimos que la sociedad se sume”, resaltó.
El activista reconoció que han sido apoyados por personas que alguna vez fueron beneficiadas por el “Comedor de la Maestra”, y que cuando su situación mejora, o las condiciones se los permiten, acuden a realizar labor social a este centro, a llevar víveres, o comida ya preparada tanto para quienes acuden a fundación AACAFIQ, como para quienes la operan.
“Estamos muy agradecidos, la gente es muy solidaria, agradecen y de algún modo tratan de retribuir lo que aquí con cariño, esfuerzo y mucha dedicación les podemos ofrecer; el objetivo es ayudar a quienes padecen algún tipo de enfermedad, o enfrentan esta situación con algún familias, a que puedan afrontarla con mayor facilidad, que se puedan cubrir las necesidades que tienen los familiares”, indicó.
Neri Alvarado dijo que en promedio se atiende a cerca de 600 personas a la semana, y reciben apoyo de tortillas, pastas, otros alimentos no perecederos, así como leguminosas; además de otro tipo de apoyo en especie, como muletas, andaderas, aparatos ortopédicos en general, de quienes ya nos los requieren y los donan para los siguientes necesitados.
El comedor opera de lunes a viernes de las 08:00 a las 15:00 horas, se da atención a pacientes del hospital de manera especial; lleva seis años operando principalmente por donaciones de personas particulares y del apoyo que la Maestra recibe de sus hermanos que viven en el extranjero, quienes le ayudan a solventar los gastos que oscilan los 85 mil pesos mensuales.

Contacto con el comedor: 449 140 6851