Staff
Agencia Reforma

Estar “pegado” mucho tiempo al monitor de la computadora, exponerte al smog, desvelarte o tener que “comerte” los libros cuando tienes un examen pueden ser algunos factores que propician que tus ojos se irriten y se pongan rojos, lo cual, hace que muchas personas se autoprescriban gotas para esta molestia; sin embargo, ten mucho cuidado, pues al buscar una cura inmediata a este problema te puedes convertir en candidato a padecer glaucoma, una grave enfermedad ocular que puede ir acabando con tu visión.

Sin receta
Guillermo Rodríguez, oftalmólogo y especialista en ese mal señala que aproximadamente un 10 por ciento de los pacientes en México con esa enfermedad la contrajeron debido al uso de algunas gotas para tratar los ojos rojos.
Algunos de los productos que, sin la vigilancia de un especialista pueden favorecer la aparición de este mal son aquellos fármacos oculares que contienen corticosteroides; una variedad de sustancias que, entre otras cosas, tienen propiedades desinflamatorias, de ahí su uso recurrente para tratar los ojos rojos e irritados.
“Lamentablemente, este tipo de gotas oftálmicas se pueden comprar sin necesidad de una receta médica y aunque cualquier oftalmólogo preparado conoce los riesgos, esto no pasa con muchas personas que, sin los conocimientos adecuados, se las autoprescriben y las usan cotidianamente pensando que son inocuas”, advierte el especialista.

Consulta antes
Antonio Martínez, experto en la enfermedad del glaucoma a nivel mundial y miembro de la Academia Americana de Oftalmología señala que el mayor riesgo se da por el abusar de esos productos de manera cotidiana y se incrementa aún más cuando las personas poseen una predisposición genética, antecedentes familiares de glaucoma o padecen enfermedades crónicas como hipertensión u obesidad.
Por esta razón, Martínez señala que ante cualquier problema ocular es importante acudir con un especialista en oftalmología, ya que en muchos casos las personas al referir problemas en la visión acuden con un técnico optometrista, el cual no está capacitado para detectar enfermedades oculares y mucho menos para prescribir medicamentos.
Otro aspecto relevante es ignorar las recomendaciones de amigos, familiares o empleados de farmacia cuando se pretende consumir algún medicamento oftálmico, ya que en muchos casos, buscar el remedio inmediato y sin asesoría de un especialista, puede generar un efecto contraproducente.

¿Qué es el glaucoma?
Este problema agrupa varios tipos de trastornos oculares que, principalmente, generan una mayor presión del globo ocular, dañando el nervio óptico y la retina. El glaucoma genera, a la larga, una pérdida considerable del campo visual en las personas que lo padecen.
El uso prolongado de medicamentos corticosteroides en personas predispuestas, ya sea por factores hereditarios o por alguna enfermedad crónico degenerativa, puede favorecer la aparición de una variable de esta enfermedad, llamada glaucoma secundario.

Glaucoma: un mal muy común

  • 4 millones de casos había en 2010
  • 8 millones de casos podría haber en 2020
  • 10% de los casos fueron por el uso de gotas