Alberto Díaz Mora, director de Planeación y Evaluación del IEA, informó que se realizan rondines en las calles para que cuando se detecte la instalación de una nueva escuela se proceda a buscar si cuenta con su incorporación o REVOE, en caso contrario, se envía a personal para que supervise; añadió que gracias a lo anterior, en los últimos dos años se ha evitado la instalación de centros escolares sin su debido permiso.
Sostuvo que cuando a los interesados se les rechaza este permiso a nivel local, hay quienes no demuestran su intención por mejorar la calidad educativa, por lo cual en lugar de corregir las observaciones que se le hicieron, optan por solicitar el REVOE a la instancia federal o se instalan arbitrariamente, sin importarles arriesgar el patrimonio de los padres que invierten en este tipo de instituciones para educar a sus hijos.
Díaz Mora señaló que, por el contrario, existen instituciones serias que por algún motivo de falta de experiencia o de personal calificado para integrar sus documentos han cometido errores o se les ha rechazado su solicitud; “a esas instituciones que demuestran ser buenas en lo académico pero no han cumplido con el trámite administrativo se les brinda una asesoría”.
Puntualizó que una vez otorgada la incorporación o el REVOE se lleva a cabo una revisión que se hace anualmente, en la cual las instituciones educativas deben demostrar que pueden continuar con el permiso, y en caso contrario se les puede condicionar o retirar su permanencia, de acuerdo a los resultados de la revisión; en el caso de nivel básico la supervisión es anual, mientras que en media o superior cada cinco años se les obliga a actualizar sus documentos.
Para concluir, el director de Planeación y Evaluación del IEA detalló que una incorporación y un REVOE tienen una vigencia indefinida, es decir, cuando se les otorga no se especifica una vigencia por determinado periodo de tiempo, sin embargo, tiene que pasar una revisión obligatoria cada determinado periodo de tiempo.