Al igual de aquel que anunciaba “ya tenemos carretera” está el recién nacido Organismo Público Local (OPL) – que sustituye al Instituto Estatal Electoral (IEE) -, al darle la bienvenida a los integrantes del nuevo Consejo, que no tienen tiempo de festejar ya que en un mes se inicia el año electoral en Aguascalientes.

Tienen la responsabilidad de llevar a buen puerto los comicios para gobernador, presidentes municipales y diputados locales que habrá en junio del año próximo, lo que exige que además de interiorizarse de lo que disponen las leyes locales y federales sobre el particular deben considerar las aristas que seguramente van a surgir, como el hecho que los partidos traten de tenerlos contra las cuerdas y de lo cual ya dieron muestras en la aprobación del OPL, al haber censuras por la forma en como se eligió a varios de ellos.

La Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (LGIPE) establece en su artículo 98 que los Organismos Públicos Locales “están dotados de personalidad jurídica y patrimonio propios. Gozarán de autonomía en su funcionamiento e independencia en sus decisiones, en los términos previstos en la Constitución, esta Ley, las constituciones y leyes locales”, además de ser autoridad en la materia electoral.

Se establece claramente que “gozarán de autonomía en su funcionamiento e independencia en sus decisiones”, sin embargo los consejeros locales “podrán ser removidos” por el Consejo General del Instituto Nacional Electoral por incurrir en una o varias “causas graves” que abarcan siete incisos del artículo 102 y el 119 dispone que los OPL’s se coordinarán con la Comisión de Vinculación del INE, teniendo la facultad la Secretaría Ejecutiva del Instituto de presentar a consideración del Consejo General, el proyecto de Plan Integral que contenga los mecanismos de coordinación para cada proceso electoral local, y a solicitud expresa de un OPL, “el Instituto asumirá la organización integral del proceso electoral correspondiente, con bases en el convenio que celebren, en el que se establecerá de manera fehaciente las circunstancias de tiempo, modo y lugar que justifique la solicitud”.

También la LGIPE decide en el artículo 120 las “atribuciones especiales” del INE, entre ellas “asumir directamente la realización de todas las actividades propias de la función electoral que corresponden a los Organismos Públicos Locales, en términos del inciso a) del Apartado C, de la Base V del Artículo 41 de la Constitución”.

Igualmente, el Instituto tiene la atribución “de atraer a su conocimiento cualquier asunto de la competencia de los Organismos Públicos Locales, cuando su trascendencia así lo amerite o para sentar un criterio de interpretación”.

La competencia de una elección local por parte del INE será procedente cuando se acrediten algunos supuestos, como el que existan diversos factores sociales que afecten la paz pública o pongan a la sociedad en grave riesgo y que a decir del peticionario “afecten los principios constitucionales electorales de imparcialidad, certeza, legalidad, objetividad y equidad en la contienda electoral e impiden por lo tanto, que se lleve a cabo la organización pacífica de la elección” de que se trate, y también porque no existan condiciones políticas idóneas, “por injerencia o intromisión comprobable de alguno de los poderes públicos en la entidad federativa que afecte indebidamente la organización del proceso electoral” y por lo mismo que el OPL no pueda desarrollar sus actividades con imparcialidad.

En teoría hay autonomía e independencia, porque así lo señala la ley, pero la misma legislación considera los casos en que deja de serlo, por lo que en todo momento los OLP’s están vigilados por el INE y como órgano superior puede adjudicarse las atribuciones que tengan aquellos, asimismo no sólo el Instituto Nacional Electoral puede intervenir y asumir parcial o totalmente las funciones sino que los dictámenes que emitan pueden ser revertidos en los tribunales locales y federales.

Ciertamente, como se dice coloquialmente, la última palabra la tiene el OPL…cuando no esté presente el INE.

ESCASEZ DE POLICÍAS

Hablar que hay más de 800 vacantes en la corporación policíaca del municipio de Aguascalientes es una muestra que no es una actividad atractiva para los jóvenes, entre otras razones porque el salario no va de acuerdo con los riesgos que enfrentarían, además es del conocimiento público que como cuerpo de seguridad están primero los policías federales y luego los estatales, con las consabidas diferencias de ingresos y prestaciones, aunque a la hora de los “catorrazos” los municipales están en la misma línea de peligro.

Para terminar con estas diferencias laborales el recién nombrado Comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia, consideró como una prioridad para el Estado mexicano en su conjunto “la dignificación de la carrera policial”. Reconoció que el bajo salario de los agentes locales que en promedio es de 5 mil pesos mensuales abona a la fragilidad de las corporaciones.

“Es una prioridad, y hay que atenderlo así, desde las entidades federativas también; no es un esfuerzo federal o estatal, es un esfuerzo del Estado mexicano”, sostuvo.

Dijo que como primer paso para acceder a esa dignificación tiene que darse la aprobación del “mando único policial” que propuso el presidente Enrique Peña Nieto, con lo que se tendría 32 cuerpos policíacos en el país, en lugar de mil 800 policías frágiles, con salarios diversos. La segunda etapa será la homologación de salarios y dotar de suficientes prestaciones a los uniformados, para ello Sales convocó a gobernadores y presidentes municipales que se involucren en la revisión y solución del tema.

En múltiples ocasiones se ha mencionado que no es posible que se exija el mismo desempeño y rendimiento a los policías de distinto nivel, cuando lo honesto es que para demandar una responsabilidad por igual es necesario que reciban un sueldo similar.

Por ahora hay centenares de lugares disponibles en la Secretaría de Seguridad Pública Municipal capitalina que difícilmente podría cubrirse con los egresados de la escuela municipal de policía, ya que para diciembre próximo sólo serán 20 o 30, por lo que la invitación está abierta a hombres y mujeres que sean menores de 30 años, tengan bachillerato terminado y cumplan con la estatura y el peso respectivo, además de pasar los exámenes físicos y aprobar la prueba de control y confianza.

Si se atendiera el planteamiento del Comisionado Nacional de Seguridad, seguramente que la carrera policial se convertiría en un atractivo para quienes les agrada este servicio, pero en las actuales condiciones seguirá el déficit que principalmente afecta a los aguascalentenses, ya que los actos delictivos se incrementan sin que se tenga una respuesta.

TOPE A LOS “COBRONES”

La Ley para la Transparencia y Ordenamiento de los Servicios Financieros establece que la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) se encargará de vigilar que los cobradores que contratan las tiendas comerciales y departamentales ciñan su trabajo a las normas correspondientes.

De acuerdo a lo publicado por el Diario Oficial de la Federación (DOF), a partir de diciembre próximo se terminará la añeja costumbre de acosar a los clientes, avales, deudores solidarios, familiares o compañeros de trabajo, concretándose a buscar al atrasado o avales de lunes a viernes entre las 7 y 22 horas, no podrán utilizar un lenguaje ofensivo, ni hostigar o amedrentar. En caso de incumplimiento las tiendas serán sancionadas por la Profeco, teniendo la obligación de ofrecer a los clientes un sistema electrónico para quejas.