El tiempo es riguroso con aquellos que no aprenden las lecciones que da, y al no saber aprovechar el día, dejan que la noche los sorprenda en plena faena, que es cuando quisieran acabar pronto, pero en la premura cometen múltiples errores que son notorios al amanecer.

Así de sencillo se puede explicar lo que sucede en los dos principales partidos políticos, que en los últimos días, sus dirigentes se han dedicado a lanzar toda clase de injurias, lo cual no tuviera mayor importancia que tomarlas de quien viene, pero si actuaran con la seriedad que el caso amerita, deberían no conformarse con lo conseguido y dedicar sus esfuerzos a recuperar la confianza de la sociedad, tan deteriora por la falta de credibilidad en sus acciones.

De los ocho organismos restantes, ninguno está a salvo de la reprobación ciudadana, como quedó acreditado en la elección del 7 de junio pasado, lo que obligaría a ponerse de inmediato el overol y que replantearan el papel que tendrán en 2016, y qué deben hacer hasta en defensa de conservar el registro como partido.

Se puede pretextar que fueron comicios federales intermedios, en los cuales es menor la atención de los electores, sin embargo, el hecho de que votara menos del 40% de los empadronados es una muestra clara del desencanto en la política y con los políticos y sus partidos.

En 2016 serán elecciones locales, por lo que es importante tener presente el resultado que arrojaron en 2013 las votaciones para presidentes municipales y diputados. El global en los 18 distritos favoreció al PRI con 119,305 votos, y en segundo lugar el PAN con 108,818, quedándose el tricolor con nueve diputaciones, los panistas con seis y Nueva Alianza con una; en tanto que por efectos de la coalición con el PRI, el PVEM obtuvo una, y fue el mismo caso del PRD, que recibió la propia del PAN.

Fue un voto diferenciado como lo muestra el resultado que se registró en los 11 municipios, en donde el PAN recabó 119,762 y el PRI 115,260, observándose un caso atípico en el reparto de las alcaldías, al quedarse Acción Nacional, el Revolucionario Institucional y Nueva Alianza, con tres cada uno y dos el PT.

Lo anterior hizo pensar que se entraba a una etapa de fragmentación del voto, que en lo sucesivo habría mayor presencia de todos los institutos políticos al disputarse palmo a palmo cada espacio, pero no fue así, porque este año hubo un retroceso histórico en la participación ciudadana, caída de la que aún no se repone ninguno, a juzgar por el poco trabajo político-social que desarrollan.

De los 10 que participaron, esta vez el partido Movimiento Ciudadano demostró que sólo es bueno para la crítica y que ya no convence ni a sus más cercanos. En 2013 recibió 26,869 sufragios (7.25% de la votación total) y ahora fueron 5,862 (1.82%) y en el mismo caso está el PT, que de 18,316 votos (4.94%) apenas logró 7,315 (2.27%). Aunque Nueva Alianza ocupó el tercer lugar de los 10 que participaron en junio, con 23,275 votos (7.22%), quedó muy lejos de la votación de 2013, en que registró 48,366 (13.05%).

De este comparativo sobresale Morena (Movimiento de Regeneración Nacional), que en las recientes votaciones participó por primera vez al quedar en quinto lugar, esto es, a mitad de la tabla, con 16,919 votos (5.25%), lo que hizo a pesar de las fuertes limitaciones económicas, ya que fue muy poco lo que recibió para operar, pero que podría mejorar en 2016, una vez que el Instituto Nacional Electoral (INE) abrió la chequera a la representación nacional.

Lo anterior obligaría a acelerar el paso a los otros partidos de “izquierda” (PRD, PT y Movimiento Ciudadano), que en un descuido pueden quedarse sin diputados ni regidores, máxime que los ahijados de López Obrador buscan ir sin compañía, no quieren saber nada de pegotes, lapas ni de otros moluscos, que si ya probaron que solos pueden atraer el interés social, no van a poner en riesgo lo caminado y prestarse a la pachorra de los demás.

MRM FRENA RUMORES

Podría suponerse que la ociosidad es lo que impulsa a crear noticias falsas y que por ser ocurrencias, con el paso de los días se desvanecerán, pero cuando hay cierta insistencia en temas neurálgicos que afectan a las instituciones públicas o a quienes las representan, tiene otra connotación, ya que lleva la intención de causar daño.

A pesar de que carecen de sustento y que no hay alguien visible de lo que se publica en la Internet, la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados anunció que pedirá al Ejecutivo federal, por medio de la Secretaría de Salud, IMSS e ISSSTE, que los titulares de estas dependencias aclaren los rumores que circulan en las redes sociales sobre la posible modificación del régimen del sistema, que obligaría a hacer cambios en la atención a los usuarios.

En las últimas tres semanas han circulado en las redes sociales sin una fuente oficial o firma de algún funcionario, respecto a la homologación del sistema de salud, por lo que el presidente de dicha comisión, diputado Mario Dávila Delgado, del PAN, pide que informen a los miembros de esta instancia, toda vez que los comentarios “han permeado y penetrado en la sociedad, generando inquietud”, aun cuando reconoce que nadie se hace responsable de los señalamientos.

Para dejar las cosas en claro, el vicecoordinador del Grupo Parlamentario del PRI en la Cámara de Senadores, Miguel Romo Medina, rechazó que haya una iniciativa sobre ese particular y que es inexacto que haya desabasto de algunos medicamentos, y mucho menos que se pretenda limitar los beneficios de los derechohabientes.

Dijo que los hospitales públicos del sector social constituyen, en la gran mayoría, “la única alternativa de atención para la población mexicana, de ahí la importancia de fortalecer aún más las acciones tendientes a mantener un abasto eficiente de medicamentos, con el propósito de que en ningún hospital del país exista un desabasto de este tipo”.

Es importante que los usuarios de las redes sociales sepan distinguir y darle una justa dimensión a lo que es un chisme o desahogo de algunos que en el anonimato producen ese tipo de comentarios, ya que por regla general, no tienen una fuente responsable, ciñéndose al viejo truco de “se dice” o proviene de “fuentes fidedignas”, pero que analizándolos detenidamente llevan un fin perverso y que luego otros utilizan en el mismo sentido.

PERJUICIOS EN CADENA

El silencio que ha mantenido la delegación estatal de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), respecto a la denuncia que hay de ambientalistas del proyecto para construir una carretera en la Sierra Fría, tiene una semejanza con lo ocurrido en lo que fue el nuevo Balneario del Ojocaliente, en donde se destruyó un bosquecillo de casi 400 árboles para dar paso a un complejo comercial.

Lo único que tiene Aguascalientes de zona boscosa es la Sierra Fría, lo que exigiría no sólo su preservación y cuidado, sino una protección a ultranza y que ahora está en serio peligro, de acuerdo a lo expresado por el ingeniero Gerardo Ortega de León, que con un largo camino recorrido en defensa de los recursos naturales, manifestó la intención de inversionistas inmobiliarios, de llevar a cabo proyectos que crearían un daño irreparable al medio ambiente.

La cuestión radica en que una cosa llevaría a otra, porque una vez que se tenga la carretera y se construyan las “colonias ecológicas”, tiene que haber diversos negocios que son necesarios en grupos habitacionales, como centros comerciales, oficinas, iglesia, gasolineras, refaccionarias y lo que haga falta para que los nuevos habitantes del bosque tengan todo a la mano, con lo que cambiaría radicalmente la vida en ese lugar.