CIUDAD DE MÉXICO.- Los Warriors no se cansan de hacer historia en esta campaña 2015-16.

Impusieron la marca de 73-9 en temporada regular, y ahora regresaron de un déficit de 3-1 en una Final de Conferencia, algo que nadie lo había logrado en el Oeste.

Golden State demostró que es el reinante monarca de la NBA y derrotó en un emocionante séptimo y decisivo juego 96-88 al Thunder de Oklahoma City, que arrancó caliente y poco a poco se fue desinflando en la Oracle Arena de Oakland, California, donde el jueves arrancan las Finales de la NBA ante los Cavaliers de Cleveland.

Warriors se convirtió apenas en la tercera franquicia que regresa de una desventaja de 3-1 en una Final de Conferencia. Los otros dos se dieron en el Este, los Celtics de Boston en 1981 y los Bullets de Washington en 1979.

Fue un duelo en dos tonos.

Kevin Durant y Russell Westbrook se comenzaban a despegar en la primera mitad, incluso hasta llegaron a tener ventaja de doble dígito.

Pero poco a poco los locales reaccionaron. Lograron a la mitad acercarse a seis puntos.

La clave del duelo fue el cierre de Warriors en el tercer cuarto, pues armaron una racha de 23-6 en los últimos ocho minutos, claves para quitarse la desventaja de medio tiempo y enfilarse rumbo a las Finales.

Stephen Curry entró en ritmo en el último cuarto, y finalizó con 36 puntos y 8 asistencias, mientras que por el Thunder, Kevin Durant sumó 27 unidades.

Klay Thompson mantuvo el equipo a flote en los primeros cuartos, pues aportó para los campeones 21 unidades en el duelo.

Ahora, los Cavs tendrán su revancha, ya que el año pasado cayeron 4-2 ante los Warriors, pero en esa ocasión LeBron James jugó la serie sin Kevin Love, y solamente tuvo el aporte de Kyrie Irving un duelo, por lo que la historia podría ser distinta para esta edición 2016. (Diego Martínez/Agencia Reforma)