Sigue en incremento el número de denuncias por robo de identidad ante la Condusef, reconoció el subdelegado, Ignacio Villanueva Chávez; si bien resaltó que se han tomado medidas en coordinación con los bancos y el Buró de Crédito para frenar estos delitos, los casos no han disminuido.

“Hay un convenio para el robo de identidad que venimos operando desde finales de febrero, hemos de tener registrados a partir de que tenemos el ‘porid’, por posible robo de identidad, hemos recibido alrededor de 17 casos. Los robos en algunas ocasiones son considerables, tenemos casos de montos de 100 mil, 200 mil y uno de hasta 800 mil pesos”, precisó.

El funcionario federal indicó que lo importante en el protocolo de atención a robo de identidad, es que el usuario acuda en cuanto detecte créditos que no le corresponden; en el Buró de Crédito revisan cuáles son los que desconoce y se evalúa la situación para determinar si es un posible caso.

“En ese momento le elaboramos la reclamación al usuario, señalamos una audiencia para conciliación, ya no pedimos un informe previo al banco; le damos un instructivo para que acuda ante el MP a presentar su denuncia penal y de ser necesario generamos un escrito de petición al Buró de Crédito para que bloquee la consulta para que si hubiera algún trámite de créditos por parte de los delincuentes, no se concrete”, señaló.

Villanueva Chávez apuntó que a raíz del convenio no se ha logrado una disminución significativa en los casos de robo de identidad, sin embargo, ha permitido actuar oportunamente para bloquear la información, de modo que no puedan seguir adquiriendo créditos a nombre de la persona afectada.

“Todo esto va encaminado a disminuir los casos, y que ya no aumenten los montos de los cargos; sin embargo, no ha disminuido el número de casos, al contrario, sigue un poco a la alza a nivel nacional”, lamentó.

En este sentido, recomendó a la población tener resguardada su información financiera, como tarjetas, plásticos, números y estados de cuenta; además de evitar hacer operaciones financieras como transferencias en sitios de Internet públicos; y que aun cuando el proceso se realice en casa, no dejar abierta la pantalla mientras no se está al frente de la computadora, ya que hay más riesgos.

“A raíz de que más transacciones se pueden hacer vía Internet, crece el riesgo porque mucha gente no lo hace debidamente, da información a personas que no debe; luego por teléfono o a través de páginas apócrifas revelan datos”, insistió.