El número de heridas por armas de fuego y punzocortantes registradas en el País ha aumentado en los últimos 3 años.
De acuerdo con datos de la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud, en 2016 se contabilizaron 42 mil 454 lesiones de ese tipo, un crecimiento de 42 por ciento respecto a 2014, cuando se registraron 29 mil 779 heridas por armas de fuego y punzocortantes.
En comparación con 2015, cuando la cifra subió a 37 mil 354 heridas, el año pasado registra un alza de 13 por ciento en las lesiones de ese tipo.
Y en el primer semestre de 2017, ya suman 21 mil 813 lesiones así, 2 mil 905 más que las asentadas en el mismo periodo de 2016, es decir, 15 por ciento más.
Este año, hasta el 18 de junio, el Boletín Epidemiológico registra sólo 7 mil 966 menos heridas que todas las que anotó en 2014.
Estas cifras se enmarcan en un contexto en el que ha generado polémica el hecho de que la posesión de armas de uso exclusivo del Ejército ya no sea considerado un delito grave en el nuevo sistema de justicia penal.
Grupo REFORMA publicó esta semana que ahora los robos se cometen en el país con más violencia y la mayoría de delitos se realizan con armas de fuego.
Además, el Comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales, afirmó que cada vez hay más armas de fuego en el país y se cometen más homicidios dolosos con ellas.
Consideró que un efecto indeseado del nuevo sistema fue pasar de una política restrictiva a una permisiva en cuanto a armas de fuego.
La Encuesta Nacional de Victimización 2016 (Envipe) del Inegi, señala que las dos entidades con los porcentajes más altos de delitos con arma son Estado de México y Ciudad de México.
Por otro lado, al analizar los datos por sexo, las lesiones de este tipo han crecido más entre las mujeres.
En 2014, 7 mil 622 mujeres fueron heridas por armas de fuego y punzocortantes, mientras que para 2016 el número subió a 11 mil 367, un aumento de 49 por ciento.
En el caso de los hombres, en 2014 se registraron 22 mil 157 heridas de ese tipo en ellos, y en 2016, 31 mil 87, un crecimiento de 40 por ciento.