Con la implementación del nuevo Sistema Penal Acusatorio, el Instituto de Asesoría y Defensoría Pública del Estado incrementó a 24 sus defensores públicos para atender la proliferación de asuntos, que ya suman 670 entrevistas ministeriales en fase de investigación y 97 procesos de juicios iniciados del fuero común, durante los primeros ocho meses del año.
De modo simultáneo, en igual periodo, el instituto ha atendido otros mil 830 casos en el sistema penal tradicional con declaraciones ministeriales y otros 673 procesos penales iniciados por defensores de oficio ante los juzgados penales.
En entrevista con EL HERALDO, la coordinadora de Asesoría Jurídica de este instituto, Rosario Muñoz Pavón, informó que alrededor del 80% de la defensa penal en el estado sucede a través de los defensores públicos que forman parte de este organismo. El porcentaje restante la brindan los defensores particulares.
A lo largo de la historia de la figura del defensor público, dijo que se observa que la población confía cada vez más en este servicio.
Indicó que este instituto tiene la misión de garantizar el derecho de acceso a la justicia en el estado a la población de escasos recursos con énfasis en grupos específicos en desventaja, y el derecho de defensa de los inculpados por delitos del fuero común, dando como resultado la seguridad física y patrimonial de las personas.
Señaló que la carga de trabajo se ha incrementado en la defensoría pública, a razón de que el nuevo sistema de justicia penal se implementó por Partidos Judiciales, primero con el de Pabellón de Arteaga, seguido de Rincón de Romos, Jesús María, Aguascalientes y Calvillo.
Acompañada por la coordinadora de Defensoría Pública, Aurora Geraldina Picazzo Saucedo, Rosario Muñoz Pavón indicó que este instituto ha estado enfrentando los retos que plantea el nuevo sistema penal, y que propició que se contrataran siete nuevos defensores públicos.
Actualmente, se cuenta con una plantilla de 24 defensores públicos y seis auxiliares de defensoría pública, entre quienes atienden a los cientos de personas que por diversas razones necesitan de la defensa legal en delitos del fuero común.
Agregó que con mucho tiempo de anticipación, la Asesoría y Defensoría Pública del Estado capacitó a sus defensores de oficio para que estuvieran preparados para ejercer diariamente el nuevo sistema penal acusatorio a través de los juicios orales.
Se tomaron todas las precauciones necesarias para afrontar este nuevo sistema que coexiste con el sistema penal tradicional, concluyó finalmente.